domingo, 24 de diciembre de 2006

Adviento, 24 diciembre

¿No tendremos en el propio hogar, o en la oficina, a esa persona herida, física o moralmente, que requiere, con urgencia quizá, nuestra disponibilidad, nuestro afecto y nuestros cuidados?
Francisco Fernandez Carvajal; Hablar con Dios, ediciones Palabras, 1986, barcelona, tomo I, p.20.
Publicar un comentario