martes, 26 de diciembre de 2006

Tiempo de Navidad

Somos bienaventurados cuando sabemos llevar paz a quienes están afligidos, cuando servimos como instrumento de unión en la familia, entre nuestros compañeros de trabajo, con todas las personas en medio de los sucesos de la vida de cada día.
Francisco Fernández Carvajal; Hablar con Dios, Ediciones Palabra, Madrid, 1986, Tomo I, p.16
Publicar un comentario