lunes, 1 de enero de 2007

Aporte de Nora Rendic Soler

La palabra es como la semilla: cae y brota.Si es efectiva producirá buen trigo y si es inútil producirá cizaña.La palabra positiva se difunde en nuestro espíritu y esparce su fuerza bienhechora en nuestra inteligencia.¡Tan misterioso es el laboratorio del cerebro humano! Déjalas caer no tan solo en tu mente, sino que cultívalas en tu corazón.El que se alimenta de ellas se transforma en peregrino vigoroso e invencible.
Publicar un comentario