jueves, 4 de enero de 2007

Friedrich Nietzsche

Ayúdate a ti mismo: entonces te ayudarán, además, todos.
Friedrich Nietzsche; Crepúsculo de los Idolos,
Sentencias y Flechas, Nº9, Alianza, Madrid, 1975.

Lo que no me mata me hace más fuerte.
Friedrich Nietzsche; Crepúsculo de los Idolos, Sentencias y Flechas, Nº8, Alianza, Madrid, 1975.

No es la intensidad, sino la duración del sentimiento elevado la que constituye a los hombres elevados.
Friedrich Nietzsche; Más Allá del Bien y el Mal, Sentencias e Interludios, Nº72, Alianza, Madrid, 1975.

Quien alcanza su ideal, justo por ello va más allá del mismo.
Friedrich Nietzsche; Más Allá del Bien y el Mal, Sentencias e Interludios, Nº73, Alianza, Madrid, 1975.

A menudo la sensualidad apresura el crecimiento del amor, de modo que la raíz queda débil y es fácil de arrancar.
Friedrich Nietzsche; Más allá del bien y el Mal, Sentencias e Interludios, Nº120, Alianza, Madrid, 1975.

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, también éste mira dentro de ti.
Friedrich Nietzsche; Más Allá del Bien y el Mal, Sentencias e Interludios, Nº146, Alianza, Madrid, 1975,

Tener un talento no es suficiente: hay que tener también permiso vuestro para tenerlo.
Friedrich Nietzsche; Más allá del bien y el Mal, Sentencias e Interludios, Nº151, Alianza, Madrid, 1975.

Nos sentimos tan tranquilos y a gusto en la pura naturaleza porque ésta no tiene opinión sobre nosotros.
Friederich Nietzsche; citado por José Ortega y Gasset, El Hombre y la Gente, Austral, Madrid, España, 1972, p.79.
Publicar un comentario