sábado, 13 de enero de 2007

Mme Blanchecotte

La ayuda de que menos podemos prescindir,
es la del propio esfuerzo.
Mme Blanchecotte; Pensées, Sentiments et portraits.
Publicar un comentario