martes, 1 de mayo de 2007

Jacques Philippe / La Libertad Interior

Confiar en alguién es ya amarlo.
Jacques Philippe; La Libertad Interior, San Pablo, Buenos Aires, 2006, p.28.

La gracia de Dios no actúa sobre lo imaginario, lo ideal o lo soñado, sino sobre lo real y cocreto de nuestra existencia.
Jacques Philippe; La Libertad Interior, San Pablo, Buenos Aires, 2006, p.29.

A menudo, lo que impide la acción de la gracia, no son tanto nuestros errores, sino la falta de aceptación de nuestra debilidad, la negación más o menos consciente de lo que somos.
Jacques Philippe; La Libertad Interior, San Pablo, Buenos Aires, 2006, p.30.

Todo progreso sobre nosotros mismos, es un don de la gracia divina.
Jacques Philippe; La Libertad Interior, San Pablo, Buenos Aires, 2006, p.32.

Creo que no somos realmente capaces de aceptarnos a nosotros mismos si no es bajo la mirada de Dios.
Jacques Philippe; La Libertad Interior, San Pablo, Buenos Aires, 2006, p.32.

Cuando el hombre se aparta de Dios, desgraciadamente se priva, al mismo tiempo, de toda posibilidad real de amarse a sí mismo.
Jacques Philippe; La Libertad Interior, San Pablo, Buenos Aires, 2006, p.33.
Publicar un comentario