viernes, 15 de junio de 2007

Juan Bautista Chautard /El Alma de todo Apostolado

Puede definirse la vida interior diciendo que es una vigilancia y custodia habitual del corazón cada vez más exacta, fuerte y dilatada, que por el recurso frecuente a Dios nos arma y guarnece de defensa para la lucha cotidiana contra los defectos, nos asegura la adquisición de las virtudes y perfecciona el alma en el amor divino, por la unión a Jesús.
Juan Bautista Chautard; El Alma de todo Apostolado, Edición Chilena, Santiago, abril 1987, p.26.

La vida interior mana y procede forzosamente de la vida eucarística.
Juan Bautista Chautard; El Alma de todo Apostolado, Edición Chilena, Santiago, abril 1987, p.35.

No hablemos de la pereza y gula espiritual que hace consistir la vida interior en los goces de una agradable ociosidad y en buscar mucho más los consuelos de Dios que al Dios de los consuelos.
Juan Bautista Chautard; El Alma de todo Apostolado, Edición Chilena, Santiago, abril 1987, p.43.

Si el mundo va de mal en peor es porque más se confía en las batallas que en las oraciones.
Juan Bautista Chautard; El Alma de todo Apostolado, Edición Chilena, Santiago, abril 1987, p.45.
Publicar un comentario