viernes, 20 de julio de 2007

Dios y Los Hijos / Jesús Urteaga

Conociendo a los hijos se sabe perfectamente como son los padres: Si sois tiranos, os saldrán rebeldes u hombres sin personalidad
Si inflexibles, hipócritas.
Si desconfiados, tímidos.
Si mimosos, irresponsables.
Si tenéis poca fe, supersticiosos.
Si poca esperanza, sin hijos.
Si poco amor, envidiosos.
Si no sois amigos de la libertad, serviles.
Si practicáis lo que no hacéis, fariseos.
Si avaros, con corazón de papel moneda.
Si escrupulosos, obsesionados por la impureza.
Si individualistas, inútiles para el mundo.
Jesús Urteaga; Dios y Los Hijos (1960), 22ªEdición(2003), Rialp, S.A.,Madrid,p. 177-178.

No permitas que entren miedos ni temores en tu hogar.
Jesús Urteaga; Dios y Los Hijos (1960), 22ªEdición(2003), Rialp, S.A.,Madrid,p. 185.

El primer paso en la educación de los hijos es que el padre sea amigo de sus hijos. Un amigo con más años, más experiencia, más amor.
Jesús Urteaga; Dios y Los Hijos (1960), 22ªEdición(2003), Rialp, S.A.,Madrid,p. 185.

Educaréis perfectamente si tenéis vivo el pensamiento de que el cometido de unos buenos padres consiste en hacerse innecesarios lo más pronto posible.
Jesús Urteaga; Dios y Los Hijos (1960), 22ªEdición(2003), Rialp, S.A.,Madrid,p. 195.

Un castigo no tiene porqué darse en voz alta. Al niño que grita, habladle siempre en voz baja.
Jesús Urteaga; Dios y Los Hijos (1960), 22ªEdición(2003), Rialp, S.A.,Madrid,p. 197.
Publicar un comentario