lunes, 17 de septiembre de 2007

La Elegancia / Miguel-Angel Martí

La queja en muchas ocasiones supone una falta de sencillez por no aceptar, en silencio, lo que la vida tiene de sufrimiento.
Miguel-Angel Martí García; La Elegancia, 2ªedición (2001), Ediciones Internacionales Universitarias, 1993, Madrid, p.49.

Nada perfuma tanto al espíritu como la virtud.
Miguel-Angel Martí García; La Elegancia, 2ªedición (2001), Ediciones Internacionales Universitarias, 1993, Madrid, p.49.

Nada enaltece tanto a un hombre y a una mujer como su capacidad de acogida.
Miguel-Angel Martí García; La Elegancia, 2ªedición (2001), Ediciones Internacionales Universitarias, 1993, Madrid, p.53.

No es posible la elegancia si detrás de unas formas bellas no existe un comportamiento moral que enaltezca y las integre.
Miguel-Angel Martí García; La Elegancia, 2ªedición (2001), Ediciones Internacionales Universitarias, 1993, Madrid, p.55.

La densidad de nuestra vida está en función de la cantidad y la calidad de nuestros intereses.
Miguel-Angel Martí García; La Elegancia, 2ªedición (2001), Ediciones Internacionales Universitarias, 1993, Madrid, p.58.

Es más rentable a la hora de querer ser elegantes comprar libros que ropa.
Miguel-Angel Martí García; La Elegancia, 2ªedición (2001), Ediciones Internacionales Universitarias, 1993, Madrid, p.59.

En cierto modo son equiparables un buen libro y una buena colonia, el libro aromatiza el alma, el segundo al cuerpo, y ambos a la persona: todo un éxito.
Miguel-Angel Martí García; La Elegancia, 2ªedición (2001), Ediciones Internacionales Universitarias, 1993, Madrid, p.62.

Todos necesitamos convencernos una y otra vez, hasta haberlo incorporado a nuestra estructura mental, de que nada es tan importante como creemos y de que todo tiene solución, y si se quiere, que de las situaciones más adversas podemos obtener bienes.
Miguel-Angel Martí García; La Elegancia, 2ªedición (2001), Ediciones Internacionales Universitarias, 1993, Madrid, p.65.

La buena educación es una actitud que constantemente hace acto de presencia.
Miguel-Angel Martí García; La Elegancia, 2ªedición (2001), Ediciones Internacionales Universitarias, 1993, Madrid, p.69.
Publicar un comentario