miércoles, 5 de septiembre de 2007

La Elegancia / Miguel-Angel Martí

Lo que somos por dentro es lo que manifestamos por fuera.
Miguel-Angel Martí García; La Elegancia, 2ªedición (2001), Ediciones Internacionales Universitarias, 1993, Madrid, p.28.

Lo que de bello o elegante pueda haber en las personas es una expresión de la belleza que anida en su espíritu.
Miguel-Angel Martí García; La Elegancia, 2ªedición (2001), Ediciones Internacionales Universitarias, 1993, Madrid, p.29.

Ser delicado interormente y tener un vocabulario grosero no es posible.
Miguel-Angel Martí García; La Elegancia, 2ªedición (2001), Ediciones Internacionales Universitarias, 1993, Madrid, p.29.

Sin cariño la delicadeza no existe, porque es precisamente el amor quien inventa las mil maneras de hacer la vida agradable.
Miguel-Angel Martí García; La Elegancia, 2ªedición (2001), Ediciones Internacionales Universitarias, 1993, Madrid, p.35.

El cultivo del mundo interior propicia que nuestro sello personal esté más remarcado, porque lo que en verdad particulariza a una persona es la riqueza de su pensamiento, su cultura y su bondad.
Miguel-Angel Martí García; La Elegancia, 2ªedición (2001), Ediciones Internacionales Universitarias, 1993, Madrid, p.38.

Tu destino es buscar lo que se esconde tras la espeza corteza de los días.
E. Sánchez Rosillo, El poeta en Miguel-Angel Martí García; La Elegancia, 2ªedición (2001), Ediciones Internacionales Universitarias, 1993, Madrid, p.38.

La plasticidad del ser humano admite concreciones muy distintas: de ahí que la elegancia sea un bien adquirido, una conquista personal, una manifestación de la riqueza interior de quién la posee.
Miguel-Angel Martí García; La Elegancia, 2ªedición (2001), Ediciones Internacionales Universitarias, 1993, Madrid, p.42.
Publicar un comentario