sábado, 6 de octubre de 2007

En lo Secreto / Georges Chevrot

La caridad empieza en el momento en que uno se priva o se empobrece por los demás.
Georges Chevrot; En lo Secreto, 3ªedición (1966),Rialp, Madrid, 1960, p.49.

Lo que cuenta en el orden de la caridad no es la abundancia de vuestras limosnas, sino el amor que inspira vuestro don; el respeto que dedicáis a aquel a quien la desdicha ha herido, aunque sea en parte responsable de ella; la amistad que le testimoniáis haciendo vuestros su tristeza, sus pesares, sus inquietudes, sus penas.
Georges Chevrot; En lo Secreto, 3ªedición (1966),Rialp, Madrid, 1960, p.53.

En la oración traspasamos nuestro dominio interior y descendemos al mundo invisible donde Dios reside.
Georges Chevrot; En lo Secreto, 3ªedición (1966),Rialp, Madrid, 1960, p.67.

La oración de un hombre es por lo general objetiva, basada en la obediencia y penetrada de gravedad. Por su lado, la oración femenina es más ardiente, más espontánea, más tierna; la del niño se caracteriza por el candor y la confianza. Pero si los tres, el padre, la madre y el hijo oran juntos, se comunican mutuamente su cualidad dominante y eso es lo que constituye el valor de la oración familiar.
Georges Chevrot; En lo Secreto, 3ªedición (1966),Rialp, Madrid, 1960, p.70.
Hagamos silencio dentro de nosotros, con el fin de actualizar la presencia de Dios.
Georges Chevrot; En lo Secreto, 3ªedición (1966), Rialp, Madrid, 1960, p. 74.

El hombre es un ser necesitado, un ser que busca; pero cuando ora, encuentra más de lo que buscaba.
Georges Chevrot; En lo Secreto, 3ªedición (1966),Rialp, Madrid, 1960, p. 75.
La oración es a veces, un combate destinado a ejercer y a desarrollar nuestra fe. …La respuesta de Dios se manifiesta por uno de estos estados de conciencia, que han sido experimentados por todos los creyentes: o por una sensación de paz, que contrasta con las angustias, o por un alegre valor que nos deja preparados para el esfuerzo.
Georges Chevrot; En lo Secreto, 3ªedición (1966),Rialp, Madrid, 1960, p. 79.
Publicar un comentario