viernes, 21 de diciembre de 2007

Plegaria de Vacaciones

El afán de cada día se multiplica de quehaceres,
urgencias, agobios, prisas e impaciencias.
Necesitamos el reposo y sosiego.
Necesitamos la paz y el diálogo.
Necesitamos el encuentro y la ternura.
Necesitamos la oxigenación del cuerpo y del alma.
Necesitamos descansar.
Necesitamos las vacaciones.
Que estas vacaciones sean tiempo fecundo para la vida de familia,
para el encuentro con nosotros mismos y con los demás,
para la brisa suave de la amistad y del diálogo,
para el ejercicio físico que siempre rejuvenece,
para la lectura que siempre enriquece
para las visitas culturales que siempre abren horizontes,
para la fiesta auténtica que llena el corazón del hombre.
Que estas vacaciones sean tiempo santo
que no deje de buscar a Dios
la oración, la reflexión,
y la Misa diaria.
Publicar un comentario