viernes, 23 de marzo de 2007

Fernández Carvajal / Hablar con Dios / T.4

Lo humano y lo divino se funden en una honda unidad de vida, que nos permite ganarnos poco a poco el Cielo con lo humano de cada jornada.
Francisco Fernández Carvajal; Hablar con Dios, Palabra, Madrid, 1997, T.4, p. 161.

El optimismo del cristiano es consecuencia de su fe, no de las circunstancias.
Francisco Fernández Carvajal; Hablar con Dios, Palabra, Madrid 1997 T.4, p.203.

Cuando la fe se empequeñece, las dificultades se agigantan.Francisco Fernández Carvajal; Hablar con Dios, Palabra, Madrid 1997, T.4, p. 208.

Ocurre con las almas algo semejante a lo que sucede con los metales, que funden a diversas temperaturas.
Francisco Fernández Carvajal; Hablar con Dios, Palabra, Madrid, 1997, T.4, p. 223.

La fe debe generar una vida de fe.
Francisco Fernández Carvajal; Hablar con Dios, Palabra, Madrid, 1997, T.4, p. 224.

martes, 20 de marzo de 2007

Fernandez Carvajal / Hablar con Dios / T.4

La inseguridad aparece cuando se debilita la fe.
Francisco Fernández Carvajal; Hablar con Dios, Palabra, Madrid, 1997, T.4, p.22.

la paz del mundo comienza en el corazón de cada hombre.Francisco Fernández Carvajal; Hablar con Dios, Palabra, Madrid, 1997, T.4, p.56.


Muchos combates se libran cada día en el corazón del hombre.Francisco Fernández Carvajal; Hablar con Dios, Palabra, Madrid 1997, T.4, p.61.

Dios se vuelca en el alma en la medida en que encuentra acogida.
Francisco Fernández Carvajal; Hablar con Dios, Palabra, Madrid, 1997, T.4, p.84.

lunes, 19 de marzo de 2007

Fernández Carvajal / La Tibieza

Estar alegres es una forma de dar gracias a Dios por los innumerables dones de cada día.
Fernández Carvajal, Francisco; La Tibieza, Cuadernos Palabra, 12ª edición, Marzo, 2001, P.20.

Un alma triste está a merced de muchas tentaciones.
Fernández Carvajal, Francisco, La Tibieza, Cuadernos Palabra, 12ª Edición, Marzo 2001, P.23.
Muchas personas pueden encontrar a Dios en nuestra alegría.
Fernández Carvajal, Francisco; La Tibieza, Cuadernos Palabra, 12ª edición, Marzo, 2001, P.28.