martes, 30 de diciembre de 2008

El Amor Supremo

La vida espiritual es una sociedad de amor entre Dios y el Hombre.
Eugene Boylan; El Amor Supremo, (1952), Ediciones Rialp, 6 edición, Madrid, 2002, p.10.

La misericordia es la actitud de la Bondad confrontada con la miseria.
Eugene Boylan; El Amor Supremo, (1952), Ediciones Rialp, 6 edición, Madrid, 2002, p.40.

Dos vidas están presentes en nosotros: la de Cristo, que El desea que nosotros hagamos nuestra, y la del Viejo Adán, nuestro propio ser independiente. En cada acción deliberada tenemos que escoger entre ellas. Eugene Boylan; El Amor Supremo, (1952), Ediciones Rialp, 6 edición, Madrid, 2002, p.95.

No podemos ver cómo están las Tres personas en un solo Dios, pero no podemos negar que es razonable aceptar la palabra de Dios de que existen.
Eugene Boylan; El Amor Supremo, (1952), Ediciones Rialp, 6 edición, Madrid, 2002, p.101.

El verdadero amor no busca su propio beneficio, sino el bien del amado.
Eugene Boylan; El Amor Supremo, (1952), Ediciones Rialp, 6 edición, Madrid, 2002, p.107.

Dios quiere nuestro amor y no estará satisfecho con ninguna otra cosa.
Eugene Boylan; El Amor Supremo, (1952), Ediciones Rialp, 6 edición, Madrid, 2002, p.110.

Hay solamente una fuente de verdadera felicidad en esta vida y en la futura, que es el amar y ser amado.
Eugene Boylan; El Amor Supremo, (1952), Ediciones Rialp, 6 edición, Madrid, 2002, p.112.

Los Santos se han distinguido siempre por su disposición a interrumpir sus oraciones privadas para servir a Cristo en la persona del prójimo.
Eugene Boylan; El Amor Supremo, (1952), Ediciones Rialp, 6 edición, Madrid, 2002, p.156.

La parte más importante de cada acción es el amor que la anima.
Eugene Boylan; El Amor Supremo, (1952), Ediciones Rialp, 6 edición, Madrid, 2002, p.293.

La ley de la fertilidad espiritual es sobrenatural.
Eugene Boylan; El Amor Supremo, (1952), Ediciones Rialp, 6 edición, Madrid, 2002, p.294.

Literalmente, no sabemos lo que es bueno para nosotros.
Eugene Boylan; El Amor Supremo, (1952), Ediciones Rialp, 6 edición, Madrid, 2002, p.302.

El hombre realmente espiritual es conocido por la rectitud de su conversación y, aún más, por la integridad de su silencio.
Eugene Boylan; El Amor Supremo, (1952), Ediciones Rialp, 6 edición, Madrid, 2002, p.314.

domingo, 28 de diciembre de 2008

Es Cristo que Pasa

Un día…abre tu corazón al Señor y cuéntale tu historia.….
Es Cristo que Pasa, Josemaría Escrivá de Balaguer, 1.

La mortificación es la oración de los sentidos….
Es Cristo que Pasa, Josemaría Escrivá de Balaguer, 9.

Para servir, servir….
Es Cristo que Pasa, Josemaría Escrivá de Balaguer, 50.

El cristiano sabe que Dios hace milagros…. Es Cristo que Pasa, Josemaría Escrivá de Balaguer, 50.

Dios no se conforma con la estabilidad en un nivel conseguido…..
Es Cristo que Pasa, Josemaría Escrivá de Balaguer, 54.

La conversión es cosa de un instante; la santificación es tarea de toda la vida…
Es Cristo que Pasa, Josemaría Escrivá de Balaguer, 58.

Todos los hombres son amados de Dios, de todos ellos espera amor.
Es Cristo que Pasa, Josemaría Escrivá de Balaguer, 110.

Ninguna persona es un verso suelto, sino que formamos parte de un mismo poema divino.
Es Cristo que Pasa, Josemaría Escrivá de Balaguer, 111.

La vida cristiana es un constante comenzar y recomenzar, un renovarse cada día.
Es Cristo que Pasa, Josemaría Escrivá de Balaguer, 114.

El cristiano no es nunca un hombre solitario, puesto que vive en un trato continuo con Dios.
Es Cristo que Pasa, Josemaría Escrivá de Balaguer, 116.

La caridad, más que en dar, está en comprender.
Es Cristo que Pasa, Josemaría Escrivá de Balaguer, 123.

Sembrar cada día un poco. Y la cosecha desbordará los graneros.
Es Cristo que Pasa, Josemaría Escrivá de Balaguer, 160.

Un hombre vale lo que vale su corazón.
Es Cristo que Pasa, Josemaría Escrivá de Balaguer, 164.

Tenemos que ser muy humanos; porque, de otro modo, tampoco podremos ser divinos.
Es Cristo que Pasa, Josemaría Escrivá de Balaguer, 166.

Santificar el tiempo.
Es Cristo que Pasa, Josemaría Escrivá de Balaguer, 132.



sábado, 27 de diciembre de 2008

Surco

Medítalo despacio: es muy poco lo que se te pide, para lo mucho que se te da.
Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco,5.

Estos días – me comentabas – han transcurrido más felices que nunca – Y te contesté sin vacilar: porque “has vivido” un poco más entregado que de ordinario.
Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 7.

hay que pedirte más: porque puedes dar más, y debes dar más. Piénsalo. Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 13.

¡Es una locura confiar en Dios…!, dicen. – ¿Y no es más locura confiar en sí mismo, o en los emás hombres?
Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 44.

Propósito sincero: hacer amable y fácil el camino a los demás, que ya bastantes amarguras trae consigo la vida.
Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 63.

Todo lo que ahora te preocupa cabe dentro de una sonrisa, esbozada por amor de Dios. Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 89.

La audacia es fortaleza…..
Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 97.

¿Miedo? …..nunca.
Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 102.

….Hacer feliz, muy feliz a la gente….
Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 185.

…¿Te duele? Déjate tallar….
Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 235.

…Me basta tener delante de mi un crucifijo, para no atreverme a hablar de mis sufrimientos…. Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 238.

…La enfermedad se porta bien conmigo…
Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 254.

…Ser transparente consiste más en no tapar que en querer hacer ver…
Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 333.

…Cuando se ama de veras…siempre se encuentran detalles para amar todavía más. Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 420.

Cuando falta la oración “pasan y pesan más cosas”.
Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 479.

La tristeza y la intranquilidad son proporcionales al tiempo perdido….
Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 510.

¡Qué ansias tienes de ser extraordinario! Lo que te pasa es ¡vulgarísimo!
Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 564.

Evita con delicadeza todo lo que pueda herir el corazón de los demás.
Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 807.

Si el tiempo fuera solamente oro…, podrías perderlo. Pero el tiempo es vida, y tú no sabes cuánta te queda.
Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 962.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

La felicidad del Cielo es para los que saben ser felices en la tierra

Cristo clavado en la cruz, ¿y tú? ¿todavía metido sólo en tus gustos!, me corrijo: ¡clavado por tus gustos!
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 761.

Pon, entre los ingredientes de la comida, “el riquísimo” de la mortificación. San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 783.

Espíritu de penitencia significa saberse vencer todos los días, ofreciendo cosas – grandes y pequeñas – por amor y sin espectáculo.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 784.

…Callar y confiar: dos armas fundamentales en el momento de la adversidad, cuando se te nieguen los remedios humanos….
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 799.

Dios nos quiere infinitamente más de lo que tu mismo te quieres…¡déjale, pues, que te exija!.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 813.

…Serás buen instrumento, si cada día luchas para ser mejor.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 821.

….Esfuérzate en no ser obstáculo, sino instrumento….
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 874.

…El que tiene la felicidad, el bien, procura darlo a los demás.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 914.

¡Huye del espectáculo!: que tu vida la conozca Dios….
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 941.

Ninguna alma, ¡ninguna! Puede resultarte indiferente.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 951.

….Tienes que llevar fuego, tienes que ser algo que queme, que arda, que produzca hogueras de amor de Dios, de fidelidad, de apostolado.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 985.

Si no hubiera más vida que ésta, la vida sería una broma cruel: hipocresía, maldad, egoísmo, traición.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 1000.

Cada vez estoy más persuadido: la felicidad del Cielo es para los que saben ser felices en la tierra. San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 1005.

Jesús: que mis distracciones sean al revés: en lugar de acordarme del mundo, cuando trate Contigo, que me acuerde de ti, al tratar las cosas del mundo.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 1014.

Jesús, no quiero pensar lo que será el “mañana”, porque no quiero poner límites a tu generosidad.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 1032.

martes, 23 de diciembre de 2008

Llenar de luz el mundo sin que se vea el foco

…Con los años la soberbia aumenta si no se corrige a tiempo.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 596.

Propósito: No habiendo verdadera necesidad, nunca hablaré de mis cosas personales.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 601.

…Si te fuera más fiel!...
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 603.

No sabes si has progresado, ni cuánto…¿De qué te servirá ese cálculo? Lo importante es que perseveres, que tu corazón arda en fuego, que veas más luz y más horizontes….
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 605.

…No hay oficios de poca categoría…depende del nivel espiritual del que lo realiza.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 618.

6. …Cuando nos decidimos a hacer lo que debemos, las dificultades se superan fácilmente.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 625.

…Una persona que “no sabe obedecer”, aprenderá nunca a mandar.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 626.

…Si cumplimos – fieles y entregados – este gran tejido será hermoso y sin falla – pero, si uno suelta un hilo acá, otro allá, y otro por el otro lado…., en lugar de un hermoso tejido, tendremos un harapo hecho jirones.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 640.

…Date cuenta que eres muy débil…..
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 643.

....Te crecías ante las dificultades….
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 653.

…Llenar de luz el mundo sin que se vea el foco.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 670.

…Cada hijo que os concede Dios es una gran bendición divina: ¡no tengáis miedo a los hijos! San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 691.

….Ayudar a los hijos a ser santos…
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 692.

…No podemos llevar una doble vida: no podemos enseñar lo que no practicamos. En otras palabras, hemos de enseñar lo que, por lo menos, luchamos por practicar.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 694.

…No tener prisa…..¡teniéndola!
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 708.

...Enfréntate con los problemas con sentido sobrenatural…..
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 709.

Las obras en servicio de Dios nunca se pierden por falta de dinero: se pierden por falta de espíritu.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 731.

En cada jornada, haz lo que puedas por conocer a Dios….
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 737.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Dios cuenta contigo

....No te lamentes,…y examina en cambio tu conducta.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 464.

…..La serenidad se complementa siempre con la diligencia…..
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 467.

…Dios se ha fijado en ti. Quieres que seas fundamento, sillar, en el que se apoye la vida de la iglesia…..
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 472.

…Es impresionante la experiencia de cómo puede abandonarse un quehacer divino, por un engaño pasajero!
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 487.

….Exigencia constante de amor.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 494.

Es tan atrayente y tan sugestivo el Amor de Dios, que su crecimiento en la vida de un cristiano no tiene límites.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 500.

….Dios cuenta contigo.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 507.

….Vive como los demás…..pero sobrenaturalizando cada instante de la jornada.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 508.

….¡Con quién estoy cuando no estoy con Dios?....
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 511.

…..Cruz sin espectáculo.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja,522.

No pongas el corazón en nada caduco….
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 523.

Un signo claro de desprendimiento es no considerar – de verdad – cosa alguna como propia.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 524.

13. …..¡Pues has de ir al paso de Dios: no al tuyo!
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 531.

14. San pablo nos da una receta de caridad: “llevad los unos las cargas de los otros”…..
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 557.

…..Debemos tener un amor que cubra la multitud de las deficiencias de las miserias humanas….
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 559.

…Hacerse alfombra en donde los demás pisen blando….
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 562.

….Procura elevar la temperatura espiritual de los que te rodean…
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 570.

domingo, 21 de diciembre de 2008

El que ama no pierde un detalle

Aunque alguna vez parezca que todo se viene abajo, ¡no se viene abajo nada!, porque Dios no pierde batallas.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 332.

No podemos tener la pretensión de que los Angeles nos obedezcan….pero tenemos la absoluta seguridad de que los Santos Angeles nos oyen siempre.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 339.

…Cristo ve nuestras necesidades con una sabiduría divina, y con su omnipotencia puede y llega más lejos que nuestros deseos.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 341.

…Cada jornada ha de ser ocasión de renovarse…
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 344.

…Oyeme bien: ¡estoy seguro de, que si luchas, serás santo!
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 355.

¡Oh, Señor!, ¿porqué me has buscado a mi – que soy la negación – habiendo tantos santos, sabios, ricos y llenos de prestigio?....
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 365.

...Jesús, tú verás lo que haces…, yo no trabajo para mí…
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 371.

…¡Ya es hora de trabajar! De trabajar por dentro, en la Edificación de tu alma…
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 377.

…Cifra toda tu esperanza en EL…, y sigue luchando.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 387.

¡Oh, Jesús! Si, siendo ¡como he sido! has hecho lo que has hecho…; si yo correspondiera, ¿qué harías?
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 388.

¿Cuántas manifestaciones de devoción a la Virgen tengo durante la jornada?......
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 433.

El que ama no pierde un detalle…..
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 443.

Ama a Dios por los que no lo aman…
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 444.

Necesitas vida interior y formación doctrinal. ¡Exígete!....
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 450.

….Pide al Señor que siempre seas ese buen condimento en la vida de los demás.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 450.

….Prestaros mutuamente el auxilio de la oración y de la amistad sincera.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 454.

….Mejora tú mismo en lo que corrijas.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 455.

sábado, 20 de diciembre de 2008

Forja II

…Las potencias espirituales se nutren de lo que les proporcionan los sentidos. ¡Custiódialos bien!
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 165.

…Es bueno que sientas todas esas debilidades, porque, si no, serías un soberbio: y la soberbia aparta de Dios.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 181.

La humildad nace como fruto de conocer a Dios y conocerse a sí mismo.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 184.

Señor, te pido……conocimiento propio….
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 185.

...Haz de acometer y realizar lo imposible…, porque lo posible lo hace cualquiera.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 216.

Rechaza tu pesismismo y no consientas pesimistas a tu lado…..
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 217.

No vas peor. Es que ahora tienes más luces para conocerte: ¡evita hasta el más pequeño asomo de desánimo!
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 222.

….Se alegran…. porque han hecho lo que debían….
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 239.

En momentos de agotamiento, de hastío, acude confiadamente al Señor, diciéndole, como aquel amigo nuestro: “Jesús: tu verás lo que haces…: antes de comenzar la lucha, ya estoy cansado”. El te dará su fuerza.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 245.

…Fe con obras, fe con sacrificio, fe con humildad.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 256.

Cuando daba la Sagrada Comunión, aquel sacerdote sentía ganas de gritar: ¡ahí te entrego la Felicidad!
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 267.

Dame, Señor, el amor con que quieres que te ame.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 270.

…Lucha diaria compuesta de muchos pocos….
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 278.

…El Señor sispuso todo antes, más y mejor de lo que tú esperabas….
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 284.

La mayor parte de los que tienen problemas personales, “los tienen” por el egoísmo de pensar en sí mismos.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 310.

…Señor, que vea!; que vea lo que tú esperas de mí y luche para serte fiel.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 318.

…Para tener paz y vivir en paz, hemos de ser muy sinceros con Dios, con quienes dirigen nuestra alma y con nosotros mismos.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 328..


viernes, 19 de diciembre de 2008

Exagerar en virtud

Siente la responsabilidad de tu misión:¡ Te está contemplando el cielo entero!
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 50.

…Dios está aquí: no hay cosa mejor que contarle a El las penas, para que dejen de ser penas.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 54.

...Que tu vida no se apague en el terreno sobrenatural….
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 61.

..Señor, aquí me tienes….
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 73.

Tu oración no puede quedarse en meras palabras: ha de tener realidades y consecuencias prácticas.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 75.

…Si faltas a la caridad, será por escasa vida interior: no por tener mal carácter.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 79.

Si eres buen hijo de Dios, del mismo modo que el pequeño necesita de la presencia de sus padres al levantarse y al acostarse, tu primer y último pensamiento de cada día serán para El.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 80.

Has de ser constante y exigente en tus normas de piedad…..
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 81.

Contempla al Señor detrás de cada acontecimiento, de cada circunstancia…..
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 96.

Jesús, si en mi hay algo que te desagrada, dímelo, para que lo arranquemos.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 108.

Hay un enemigo de la vida interior, pequeño, tonto; pero muy eficaz, por desgracia: el poco empeño en el exámen de conciencia.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 109.

…Exagerar en virtud…
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 118.

…Que tus conversaciones no giren en torno a tí mismo.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 152.

…La santidad no tiene la rigidez del cartón: sabe sonreír, ceder, esperar. Es vida: vida sobrenatural.
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 156.

…Que tus enfermedades, tus caídas, no te aparten de Cristo:¡Que te acerquen a El!
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 158.

…Todos los días son buenos para las decisiones buenas…Suelen ser unos pobres derrotistas los que esperan el año nuevo para comenzar…., porque, además, luego…¡no comienzan!
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Forja, 163.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Camino hacia la felicidad

Rehaz a un hombre y entonces se rehace su mundo.
Fulton J. Sheen; Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p. 5.

Lo que amamos en exceso con frecuencia nos aflige en exceso.
Fulton J. Sheen; Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p. 15.

Un hombre que nunca ha arraigado el alma en lo divino exagera cada problema que se le presenta.
Fulton J. Sheen; Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p. 18.

Sentido del humor: una forma de difundir felicidad.
Fulton J. Sheen; Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p. 18.

El poder de alegrar es siempre una prueba clara de la condición moral de un hombre. Ningún hombre puede ser exteriormente feliz, cuando es infeliz en su interior.
Fulton J. Sheen; Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p. 19.

La alegría no deriva de las cosas que conseguimos o de las personas que encontramos, sino que es elaborada por el alma misma, cuando ésta se ocupa de lo que le corresponde.
Fulton J. Sheen, Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p. 23.

El secreto de una vida feliz es la moderación de nuestros placeres.
Fulton J. Sheen, Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p.23.

La mejor visión es la que se hace desde la cima de la montaña, pero puede ser arduo llegar a ésta. Fulton J. Sheen, Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p. 25.
El hombre que odia es dependiente de lo que no puede amar, por lo tanto no es libre.
Fulton J. Sheen, Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p. 51.

La luna de miel es una especie de crédito divino extendido a quienes, más tarde, tendrán que pagar los costos de edificar una familia.
Fulton J. Sheen, Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p. 54.

Toda maternidad humana implica un compañerismo con lo divino.
Fulton J. Sheen, Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p. 59.

Dios nunca permite una aflicción, excepto para purificar.
Fulton J. Sheen, Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p. 79.

Dios agita las hojas de los árboles que envuelven nuestra existencia individual, para que podamos ver el cielo.
Fulton J. Sheen; Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p. 79.

El hombre moderno sería mucho más feliz si dedicase un poco de tiempo para meditar.
Fulton J. Sheen; Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p. 85.

Una vida de fe con paz en el alma sólo se puede cultivar a través de un aislamiento periódico de las preocupaciones mundanas.
Fulton J. Sheen; Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San Pablo, 2006, Buenos Aires. p. 85.

No tenemos nada que ofrecer que no lo hayamos recibido.
Fulton J. Sheen; Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p. 89.

Lo que frecuentemente es lujuria en la juventud, es avaricia en la vejez.
Fulton J. Sheen; Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p. 89.

Está escrito en las nubes del cielo que ellas busquen morir al servicio de la lluvia.
Fulton J. Sheen; Camino hacia la felicidad, Colección Pilares, San pablo, 2006, Buenos Aires. p. 91.


viernes, 24 de octubre de 2008

Payasadas en Roma

En nuestro mundo orientado a la emergencia, el miedo y la ira se han convertido en fuerzas poderosas del comportamiento humano. Henry J.M. Nouwen; Payasadas en Roma (1979), Lumen, Buenos Aires, 1997, p. 17.
Con la soledad aprendemos a depender de Dios.
Henry J.M. Nouwen; Payasadas en Roma (1979), Lumen, Buenos Aires, 1997, p. 21.

El aburrimiento no significa que no tenemos qué hacer, o que no suceden suficientes cosas que nos entretengan, sino que estamos carcomidos por el sentimiento de que cualquier cosa que hagamos o digamos no tiene real importancia.
Henry J.M. Nouwen; Payasadas en Roma (1979) Lumen, Buenos Aires, 1997, p. 82.

El gran misterio de la vida contemplativa no es que veamos a Dios en el mundo, sino que el dios que está dentro de nosotros reconozca al Dios que está en el mundo.
Henry J.M. Nouwen; Payasadas en Roma (1979), Lumen, Buenos Aires, 1997, p. 89.

A dios se le conoce mediante el corazón.
Henry J.M. Nouwen; Payasadas en Roma (1979)Lumen, Buenos Aires, 1997, p.90.

Que mi forma de vida les hable a muchos…..
Henry J.M. Nouwen; Payasadas en Roma (1979), Lumen, Buenos Aires, 1997, p. 94.

sábado, 11 de octubre de 2008

En Busca de la Misericordia

Apoyó mi trabajo y vocación con su amistad y oraciones.
Henry J.M. Nouwen; Un grito en busca de Misericordia (1981), 2ª edición, Lumen, Buenos Aires, 1997, p. 7.

Cada día contenía una sorpresa para mí.
Henry J.M. Nouwen; Un grito en busca de Misericordia (1981), 2ª edición, Lumen, Buenos Aires, 1997, p. 11.

Nuestra inclinación es mostrar a nuestro Señor sólo aquello con lo que nos sentimos cómodos. Pero cuanto más nos atrevamos a revelarle nuestro ser entero y tembloroso, más podremos sentir que su amor, que es amor perfecto, disipa todos nuestros temores.
Henry J.M. Nouwen; Un grito en busca de Misericordia (1981), 2ª edición, Lumen, Buenos Aires, 1997, p. 15.

Que esté más consciente de tu presencia, que da perdón a mi vida, y esté menos preocupado por actuar correctamente ante los ojos del mundo.
Henry J.M. Nouwen; Un grito en busca de Misericordia (1981), 2ª edición, Lumen, Buenos Aires, 1997, p. 16.

Llévate los muchos temores, sospechas y dudas.
Henry J.M. Nouwen; Un grito en busca de Misericordia (1981), 2ª edición, Lumen, Buenos Aires, 1997, p. 16.

Que pueda ser un signo real de esperanza para los demás, no por lo que soy, sino por lo que haces de mi.
Henry J.M. Nouwen; Un grito en busca de Misericordia (1981), 2ª edición, Lumen, Buenos Aires, 1997, p. 16.

Mientras siga llevando conmigo un pesado equipaje de cualquier clase – físico, mental o emocional – y mientras esté todavía preocupado con mis proyectos y planes ¿Cómo puedo esperar dar real testimonio de ti y ser sanador de otros?
Henry J.M. Nouwen; Un grito en busca de Misericordia (1981), 2ª edición, Lumen, Buenos Aires, 1997, p.65.

Dejaste claro que ser tu amigo incluía sufrir contigo.
Henry J.M. Nouwen; Un grito en busca de Misericordia (1981), 2ª edición, Lumen, Buenos Aires, 1997, p. 68.

La oración es la respiración del Espíritu de Dios en nosotros.
Henry J.M. Nouwen; Un grito en busca de Misericordia (1981), 2ª edición, Lumen, Buenos Aires, 1997, p. 73.

sábado, 20 de septiembre de 2008

Lenguaje del Corazón

Brindarle tiempo y espacio a Aquel que necesitaba estar vinculado con él.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 8.

¿Nos animamos a creer que es posible una relación de amor y cercanía entre Dios y nosotros? Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 11.

No permitamos que nuestro valor decaiga. Jesús va con nosotros y durante el camino habla con nosotros. Si escuchamos atentamente, descubriremos que ya durante el camino estamos en casa. Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 11.
Estoy convencido de que la necesidad de rezar, y de hacerlo continuamente, no se funda tanto en nuestro deseo de Dios, sino en el deseo de Dios hacia nosotros. Los pensamientos y esfuerzos apasionados de Dios hacia nosotros nos estimulan a rezar. La oración surge de la iniciativa de Dios, no de la nuestra.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 25.

No somos lo que conseguimos, sino lo que nos es dado.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 42.

Uno de los escritores cristianos avanzados compara el primer peldaño de la oración individual con una persona que durante años, vivió con las puertas abiertas y de pronto decide cerrarlas. Las visitas que antes entraban y salían, según sus deseos, golpean ahora las puertas y se preguntan irritadas porqué de pronto no pueden ingresar.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 46

Al estar solo dejo mi equipamiento. No hay ningún amigo para conversar, ninguna llamada telefónica, ninguna reunión, nada de música para entretenerme, ningún libro para distraerme, sólo yo: desnudo, vulnerable, débil, pecador, abandonado, quebrado. Al estar solo debo enfrentar esta nada, una nada tan terrible que todo en mí me empuja hacia mis amigos, mi trabajo y mis distracciones para poder olvidar mi nada y hacerme creer que tengo cierto valor.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 47

Sin quietud y silencio muere el espíritu que hay en nosotros.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 48.

Cada paso que das, lo haces porque eres conducido.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 11.

Cuanto más estés llamado a hablar del amor de Dios, tanto más deberás profundizar el conocimiento de este amor en tu propio corazón. Cuanto más avance tu viaje exterior, tanto más profundo deberá ser tu viaje interior.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 72.

Mientras continuemos preguntándonos qué piensan o dicen los demás acerca de nosotros, e intentemos actuar para impresionarlos, seguiremos siendo víctimas y prisioneros del mundo oscuro en el que vivimos. Porque en este mundo oscuro permitimos que sea el entorno el que nos diga el valor que tenemos.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 74.

El amor que buscamos ya nos fue dado.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 74.

El propio rechazo es el gran obstáculo que no permite que el espíritu actúe realmente en nosotros.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 79.

Ni bien sé que soy una persona amada, ni bien lo descubro, el espíritu puede actuar en mí y en los demás. Entonces puedo llevar a cabo verdaderos milagros. En cambio, ni bien digo. “No, Dios no me ama. No soy tan bueno como los demás”, de algún modo no aplico la verdad que jesús ha venido a notificarnos.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 80.

Una persona que vive en Gracia, que está bendecida, esté donde esté derrama bendiciones. Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 81.
Una vida espiritual requiere de una disciplina, ya que debemos hacer un esfuerzo para escuchar a Dios. Dios nos habla constantemente, pero pocas veces lo escuchamos.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 85.

Muchas veces comprobamos que nuestras palabras actúan más como muros que como puertas. Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 92.

No existe vida espiritual alguna sin disciplina. Disciplina significa crear un entorno específico y concreto, en el cual puede desarrollarse una vida en continua oración.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 95.

Quebrar el poder de nuestras preocupaciones con la oración.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 97.

En una sociedad que se siente totalmente ocupada con cosas urgentes e impostergables, la oración aparece como una conducta poco natural. Sin saber bien porqué, hemos aceptado la idea de que “hacer las cosas” es más importante que rezar. Entonces consideramos la oración como algo postergable cuando, en realidad, no existe nada más urgente….La oración no es nuestra respuesta más natural al mundo.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 98.

“Haz lo que puedas, Dios hará el resto”. Si separamos la vida en lo que “podemos hacer” y “el resto” que hará Dios, habremos convertido la oraci´çon en el último refugio, sólo necesario una vez agotados todos los demás recursos. Entonces, inclusive el señor se convertirá en una víctima de nuestra impaciencia. Ser discípulo no significa recurrir a Dios cuando nosotros mismos no podemos seguir adelante. Consiste en mucho más que esto: en el reconocimiento de que nada podemos hacer nosotros, pero sí lo puede hacer Dios a través de nosotros. Como discípulos no encontramos sólo algo de fuerza, sino toda la fuerza y la esperanza, todo el valor y toda la confianza en Dios. La oración debe ser entonces nuestra primera preocupación.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 99.

Desprendimiento interior de lo habitual.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 102.

¿Pero queremos realmente que nuestra mente se convierta en un canasto de basura para el mundo? Naturalmente no lo deseamos, pero requiere verdadera disciplina hacer que Dios, y no el mundo, sea el amo de nuestro pensamiento.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 104.

Nuestras ideas y sentimientos tendrían profunda influencia si siempre tuviéramos un libro a mano que nos inspirara y nos indicara la dirección en la que debemos ir…Si diariamente pudiéramos reservar al menos un cuarto de hora para leer un libro espiritual, para que nos inspire, pronto notaríamos que nuestra mente ya no es un canasto de basura, sino cada vez más una vasija que se colma de buenas ideas.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 105.

Lee espiritualmente quién lo hace con el deseo de acercarse más a Dios.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 105.

La finalidad de la lectura espiritual no consiste en adquirir conocimientos o información, sino en permitir que Dios disponga sobre nosotros…..La lectura espiritual permite que Dios nos lea a nosotros mismos.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 105.

Siempre existen partes de nuestro ser que están extraviadas en la dispersión o quedan atascadas en el rencor.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 111.

La oración es una transformación radical de todos nuestros procesos espirituales, porque al rezar vamos más allá – de nuestra pena, de nuestras preocupaciones y de nuestra satisfacción propia – y todo lo desviamos hacia Dios en la clara confianza de que su amor lo renovará.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 117.

Cuando comienzo el día, lo hago convencido de que Dios es quién hará que mi labor arroje frutos.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 118.

¡Señor, Hazme instrumento de tu paz!
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 119.

La vida está colmada de ganancias y pérdidas, alegrías y penas, alturas y profundidades, pero no tenemos porqué vivirlas solos. Beberemos juntos de nuestro caliz y así descubriremos que las heridas de nuestra vida personal, que vividas en soledad parecen insoportables, se convierten en fuentes sanadoras si las vivimos como parte de una familia que se brinda cuidado recíproco. Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 134.

Una comunidad es como un gran mosaico……Si faltara una pieza, aunque fuera la menos llamativa, el mosaico estaría incompleto….cada pieza es indispensable y realiza un aporte único a la gloria de Dios.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 135.

Rezar por los demás significa hacer que ellos sean parte de nosotros mismos. Rezar por los demás significa permitir que sus dolores y sufrimientos, sus necesidades y su soledad, su vergüenza y sus temores, resuenen en nuestro interior. Rezar es una identificación con aquellos por quienes rezamos: Nos convertimos en el niño enfermo, en la madre temerosa, en el padre infeliz, en el adolescente inquieto, en el estudiante enojado. Rezar significa solidarizarse con nuestros semejantes tan profundamente, de manera que puedan ser alcanzados por la fuerza sanadora del Espíritu de Dios.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 157.

Necesitamos perdonar y necesitamos el perdón: cada día, cada hora, sin cesar. Perdón significa estar continuamente dispuesto a disculpar a la otra persona en el hecho de que no sea Dios, de que no pueda satisfacer todas mis necesidades.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 161.

Todos somos personas heridas.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 163.

Aquellos que nos aman también nos hieren. Allí radica la tragedia de nuestra vida, que hace tan dificil el perdón desde el corazón. Porque nuestro corazón fue lastimado y grita: “Precisamente tú, a quién esperaba que estuvieses a mi lado, me has abandonado”. ¿Cómo te lo puedo perdonar?
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 157.

Dado que anhelamos tanto y obtenemos sólo una porción de lo que anhelamos, una y otra vez debemos perdonar a las personas por no poder brindarnos todo lo que deseamos.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p.164.

Lo primero que estamos llamados a hacer por quienes consideramos nuestros enemigos, es pedir por ellos….Requiere decisión permitir que aquellos que nos odian o quienes son hostiles a nosotros ingresen a lo más íntimo de nuestro corazón. Las personas que nos hacen la vida difícil, quienes nos han decepcionado, nos han lastimado e inclusive dañado, apenas hallarán lugar en nuestro corazón. Pero cada vez que superemos este rechazo y estemos dispuestos a escuchar el grito de ayuda de quienes nos persiguen, reconoceremos también en ellos a nuestros hermanos. Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 167.
Invocar perdón para nuestros enemigos es, por lo tanto, un verdadero acontecimiento de reconciliación. Es imposible elevar a nuestros enemigos a la presencia de Dios y continuar odiándolos….la oración transforma al adversario en un amigo, y representa así un nuevo paso hacia una nueva relación. No existe oración más poderosa que la invocación por ellos. Pero es también la oración más dificil, ya que nos resistimos intensamente a ella. Esto explica porqué ciertos santos consideran a la oración a favor de nuestros enemigos como la característica principal de la santidad.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 167

“No pierdan de vista el premio”, dijo Martin Luther King a su gente.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 201.

La vida eterna es lo que vivo ahora con y en Dios.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 202.

Fertil, no exitoso.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 210.

la pregunta que debemos hacernos es ¿Cómo hacer para que mi vida dé frutos?
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 210.

La fe significa para nosotros animarnos a una vida en la que abandonemos la pasividad, y partamos con confianza hacia nuevas direcciones.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 211.

¡Anda y no temas! No pienses que es necesaria garantía alguna para todo. ¡Deja que suceda! ¡Deja crecer algo nuevo! Este es el camino de la fe: caminar con el señor, siempre lejos de los sitios conocidos.
Henry J.M. Nouwen; El lenguaje del Corazón (2004), 2ª edición, Bonum, Buenos Aires, 2005, p. 211.


viernes, 29 de agosto de 2008

Educar el Orden

Casi siempre que busquemos la causa del desorden hallaremos que esta no es otra cosa que la pereza.
Pablo Garrido Gil; Educar en el Orden; Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2007, p.21.

Todo gana en belleza si está puesto en orden.
Pablo Garrido Gil; Educar en el Orden; Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2007, p.233.

Es imposible educar sin exigir.
Pablo Garrido Gil; Educar en el Orden; Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2007, p.264.

La casa es de todos.
Pablo Garrido Gil; Educar en el Orden; Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2007, p.38.

La diferencia entre un niño aficionado a leer y otro que nunca lo ha hecho es, sencillamente, abismal.
Pablo Garrido Gil; Educar en el Orden; Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2007, p.125.

¿Sabías que basta que un niño haya escuchado una misma palabra nueve veces para que dicha palabra quede incorporada al bagaje de su vocabulario?
Pablo Garrido Gil; Educar en el Orden; Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2007, p.129

Las conductas y pensamientos desordenados nos alejan del bien y, por tanto, también de la felicidad.
Pablo Garrido Gil; Educar en el Orden; Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2007, p.211.

Dios pone orden.
Pablo Garrido Gil; Educar en el Orden; Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2007, p.212.

No se puede llegar a todo.
Pablo Garrido Gil; Educar en el Orden; Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2007, p.213.

Buscar la vida buena y no la buena vida.
Pablo Garrido Gil; Educar en el Orden; Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2007, p.224.

martes, 19 de agosto de 2008

Educar El Carácter III

Cuando falta la virtud es fácil que se extravíe la razón.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.135.

La gente no quiere teorías, busca la elocuencia de los hechos.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.143.

Decía Confucio que no son las malas hierbas las que ahogan la buena semilla, sino la negligencia del campesino.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.146.

Toda empresa, todo camino en la vida, tiene algo de riesgo, de apuesta, de salto hacia delante, y hay que asumirlo.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.151.

Quién pretenda mantener intacta la capacidad de optar, no es libre: sería prisionero de su indecisión.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.151.

Perder el miedo al compromiso es el ínico modo de evitar que sea la indecisión quién acabe por comprometernos.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.151.

El “yo perdono, pero no olvido” es un refinado sucedáneo de resentimiento.
Muchas veces, los agobios por falta de tiempo son más bien agobios por falta de orden.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.161.

Liszt decía: si no hago mis ejercicios un día, lo noto yo; pero si los omito durante tres días, entonces ya lo nota el público.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.171.

Teme menos al futuro y pon más coraje en el presente.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.175.

El futuro está en el presente.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.177.

Existen 3 remedios contra el aburrimiento: el trabajo, el amor y el interés por los detalles pequeños.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.178.

En todos los hombres hay en germen buenas y malas tendencias, y cada cual es responsable de la medida en que permite al bien o al mal adueñarse de su persona.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.250.

miércoles, 13 de agosto de 2008

Educar El Carácter II

El amor pugna de continuo contra el egoísmo, y éste tiene una prodigiosa capacidad de reflorecimiento.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.64.

Analizar serenamente el modo de divertirse.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.65.

Ningún hombre conoce lo malo que es hasta que no ha tratado de esforzarse por ser bueno. Sólo podrás conocer la fuerza de un viento tratando de caminar contra él.
C.S.Lewis en Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.69.

Apostar por algo en la vida, sin resignarse a que todo siga en la mediocridad.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.71.

La alegría es una muestra de que va bien todo el entramado de virtudes de una persona.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.79.

El bien debe ser supuesto, el mal debe ser probado.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.86.

Hay quién dijo que si pudiéramos leer la historia secreta de nuestros enemigos, hallaríamos en sus vidas penas y sufrimientos suficientes como para desarmar toda nuestra hostilidad.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.87.

Mafalda encontró llorando desconsoladamente a su hermano:- ¿Qué te pasa Guille?- Me duelen los pies – responde entre pucheros. Mafalda se fija en los pies del crío y le explica:- Claro, Guille, te has puesto los zapatos cambiados de pie.Guille, tras comprobar el hecho indiscutible, comienza a berrear más fuerte. Mafalda le interrumpeY ahora? Ahora me duele mi orgullo!...
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.89.

Los fracasos son algo connatural al hombre, le siguen como la sombra al cuerpo.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.89.

Debemos aprender a darnos cuenta de que no es una tragedia equivocarse, puesto que la calidad humana no está en no fallar, sino en saber reponerse de esos errores.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.89.

No echarse toneladas de basura encima.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.92.

Ejercítate cada día en vencerte, aunque sea en cosas muy pequeñas.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.131.

Recuerda aquello de que por un clavo se perdió una herradura, por una herradura un caballo, por un caballo un caballero, por un caballero una batalla, por una batalla un ejército, por un ejército, un imperio…
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.131.

Los padres deben alabar más el esfuerzo de los hijos y elogiar menos sus dotes intelectuales, pues lo primero produce estímulo y lo segundo vanidad.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.131.

miércoles, 6 de agosto de 2008

No hay felicidad a bajo precio

Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú. Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú. Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú. Sé tú el que aparta la piedra del camino.
Gabriela Mistral en Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.5.

De nada sirve al hombre lamentarse de los tiempos en que vive. Lo único bueno que puede hacer es intentar mejorarlos.
Thomas Carlyle en Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.11.

De pequeños pensamientos y acciones va tejiéndose la suerte de la vida.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.16.

No hay felicidad a bajo precio.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.19.

El buen humor es una victoria sobre el propio miedo y la propia debilidad.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.25.

Todo lo que se hace sonriendo siempre nos ayuda a ser más humanos.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.26.

Muy pocos grandes hombres proceden de un ambiente fácil.
Herman Keyserling en Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.31.

Si te encierras en ti mismo, no vives.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.35.

Antonio Machado decía que en la soledad se ven cosas que no son verdad.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.36.

Un hombre soñador rara vez es un hombre luchador.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.37.

Para toda persona, erradicar un poco cada día el egoísmo, será erradicar una fuente de tristeza. Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.43.

Una de las mejores defensas contra la envidia es despertar la admiración por la gente que conocemos.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.45.

El trabajo, las tareas del hogar, la educación de los hijos…., cualquier persona emplea la mayor parte del día en esas ocupaciones, ¿Porqué entonces hacerlas de mala gana? Eso equivale a pasarse amargado la mayor parte de la vida.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.47.

El verdadero descanso es poco compatible con la pereza.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.49.

Es preciso esforzarse mucho para abrirse camino profesionalmente.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.51.

Pasan los años y el tiempo no les hace mejorar, si no se esfuerzan por mejorar.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.52.

El que se mima a sí mismo se vuelve blanducho.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.56.

No es más fácil la vida fácil.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.57.

Saber de sexo es muy fácil, saber de amor es más difícil.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.64.

viernes, 1 de agosto de 2008

Querer lo que uno debe hacer

La mayoría de los cambios se producen después de advertir en nosotros algo que nos desagrada.
Alfonso Aguiló; Educar los Sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.183.

Para educar y educarse es necesario un serio esfuerzo para pasar de la reflexión a la acción. Alfonso Aguiló; Educar los Sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.187.

Mantener un buen estilo es siempre un equilibrio entre aceptar lo que nos viene dado y al tiempo aportar creatividad personal.
Alfonso Aguiló; Educar los Sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.192.

El desarrollo de la inteligencia está muy ligado a la educación de los sentimientos.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.198.

La sensación de sentirse seguro se apoya mucho en la sensación de sentirse querido.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.198.

La felicidad no está en hacer lo que uno quiere, sino en querer lo que uno debe hacer.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.212.

Percibir el deber como ideal constituye una de las mayores conquistas de la verdadera libertad. Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.212.

El mundo exterior podrá hacerte sufrir, pero sólo tú podrás avinagrarte a ti mismo.
Georges Bernanos en Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.231.

Se trata de avanzar en el camino de la virtud, de dejar de lamentarse tanto de los propios problemas, y tomar ocasión de ellos para forjar el propio carácter.
Alfonso Aguiló; Educar los Sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.251.

El nivel de autoengaño de una persona marca su nivel de coherencia personal.
Alfonso Aguiló; Educar los Sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.259.

sábado, 26 de julio de 2008

Resistir el impulso

Desde la indiferencia no se puede cultivar la voluntad.
Enrique Rojas en Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.74.

La propia imagen tiene un efecto decisivo en la propia energía interior.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.81.

Los optimistas tienden a considerar que sus fracasos se deben a algo que puede cambiarse, y gracias a eso es más fácil que a la siguiente ocasión les salgan mejor las cosas.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.83.

Una de las claves de una buena educación sentimental es aprender a asumir el fracaso.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.90.

Tal vez no hay habilidad psicológica más decisiva que la capacidad de resistir el impulso.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.98.

El corazón humano es un instrumento de muchas cuerdas; el perfecto conocedor de los hombres las sabe hacer vibrar todas, como un buen músico.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.101.

En ese espacio entre sentimiento y acción está la libertad personal.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.148.

La verdadera satisfacción es inseparable de ser personas diligentes.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.159.

Hay sentimientos que disminuyen nuestra libertad y sentimientos que la refuerzan.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.166.

jueves, 17 de julio de 2008

Aprender a querer lo que merece ser querido

Aprender a querer lo que merece ser querido.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.16.

El propio conocimiento es un proceso abierto, que no termina nunca…..que se está haciendo continuamente, que siempre es superable y exige por tanto una atención constante.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.32.

Quién se conoce bien, puede apoyarse en sus puntos fuertes para actuar sobre sus puntos débiles, y así corregirlos y mejorarlos.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.35.

Siempre es arduo aceptar que una parte de nosotros está en la sombra.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.36.

Cuando logramos expresar en palabras lo que sentimos, damos un gran paso hacia el gobierno de nuestros sentimientos.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.39.

Mejoraremos procurando conocer cuáles son nuestros defectos dominantes.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.41.

Cuando un hombre está irritado, sus razones le abandonan.
Proverbio en Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.43.

La espiral de la preocupación es el núcleo fundamental de la ansiedad.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.44.

Cuánto más virtuoso se vuelve un hombre, tanto más disfruta de los actos de virtud.
Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.64.

El intelecto busca, pero es el corazón quien halla.
George Sand en Alfonso Aguiló; Educar los sentimientos; 5ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2005, p.71.

sábado, 12 de julio de 2008

El amigo siempre trae con él un aire de fiesta

El tener a la austeridad como norma es una buena profilaxis para dar a las cosas el valor que tienen.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.63.

Cuando hay abundancia, el detalle pasa inadvertido.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.63.

El perfeccionista busca más la autosatisfacción personal que la obra bien hecha.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.84.

Vivir admirando la propia profesión es uno de los mayores regalos que la vida nos puede ofrecer. El hombre necesita amar, también lo que hace. Todo desamor supone un desencuentro, y el él la infelicidad.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.86.

El amigo siempre trae con él un aire de fiesta, que ninguna otra persona puede llevar consigo. Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.91.

El que es joven de espíritu ha ganado la batalla al cansancio de la vida.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.121.

El que se admira, ríe interiormente, porque redescubre lo bello que el mundo le ofrece.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.122.

viernes, 4 de julio de 2008

Las riquezas interiores no se improvisan

Somos nosotros con nuestras disposiciones interiores quienes damos sentido y significado a los objetos que contemplamos.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.36.

El hecho admirativo es en sí mismo un valor, porque darse cuenta de algo y a la vez valorarlo supone un ejercicio de la inteligencia que enriquece a la persona que lo hace.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.37.

La vida no se puede mirar a bulto, hay que observarla minuciosamente, sin perder de vista cada uno de los aspectos que la adornan.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.45.

Encontrar una luz nueva en aquello que nos parecía ya viejo es un verdadero alarde de riqueza interior.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.47.

Las riquezas interiores no se improvisan, su conquista se alcanza después de un largo trayecto lleno de dificultades, pero una vez conquistadas perfuman con su aroma toda la existencia humana.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.56.

La belleza está presente en muchas más cosas de las que pensamos. Es una equivocación circunscribirla al mundo del arte. La belleza puede estar presente en casi todas las cosas, el problema está en descubrirla, porque hacen falta unos ojos en donde no esté presente la rutina. Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.59.

La virtud no es algo periférico en el hombre. Afecta directamente al alma.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.62.

viernes, 27 de junio de 2008

Recrearse en los pequeños detalles de la vida

La admiración sólo nace en quién ha conquistado la sencillez.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, prólogo.

Hay que revindicar tiempos para la contemplación, la reflexión.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p. 20.

Si nuestra inteligencia desprecia lo que la vida en cada momento nos ofrece, entonces se hace muy difícil admirarse por algo.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p. 21.

Recrearse en los pequeños detalles de la vida.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.23.

¡Cuántos detalles son capaces de iluminar nuestra vida cuando sabemos re-crearlos!
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.24.

Las cosas sencillas tienen mucho más que decirnos de lo que habitualmente nos dicen.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.24.

Aprender a mirar.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.29.

No es suficiente ver las cosas, es necesario mirarlas y mirarlas bien para descubrir en ellas ese algo de nuevo que siempre llevan consigo.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.29.
Guiños con que la realidad nos sorprende.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.30.

Con dificultad la realidad se deja apresar por un análisis racional, siempre queda un algo que se escapa, y ese algo es la dimensión poética del objeto.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.30.

Para llegar a admirarse es preciso antes haber mirado con cariño.
Miguel-Angel Martí García. La Admiración; 3ª edición, Umelia, 2001, Madrid, p.31.

domingo, 22 de junio de 2008

A Dios se lo encuentra sólo en el instante presente

Cuando vivimos un momento difícil, se puede observar que, cualquiera que sea la prueba que estamos atravesando, lo que se prueba en nosotros, es siempre la Fe, la esperanza o el amor. Jacques Philippe; Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 93.

La invitación fundamental que se nos hace en todas las circunstancias, es una invitación a la confianza y al amor.
Jacques Philippe; Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 95.

Un rechazo a perdonar, por ejemplo, puede esterilizar completamente una vida espiritual. Jacques Philippe; Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 97.

La autoestima necesita un fundamento: la certeza de que, pase lo que pase, soy amado y puedo amar. Esa certeza sólo puede ser absolutamente garantizada por Dios.
Jacques Philippe; Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 100.

Saberse amado incondicionalmente nos libera de esa angustia de preguntarnos permanentemente si en nosotros hay o no, algo amable, o si estamos a la altura necesaria. Jacques Philippe; Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 100.

Caminar en la fe es también aceptar una cierta oscuridad, aceptar no tener todas las respuestas que desearíamos tener.
Jacques Philippe; Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 104.

Nunca es bueno canonizar el sufrimiento por el sufrimiento mismo. No es el sufrimiento lo que salva, sino el amor.
Jacques Philippe; Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 107.

Gracias a Dios que están los otros para desordenarnos un poco y evitar que nos encerremos en nuestras estrecheces! Sus necesidades y sus pedidos muchas veces transmiten un llamado de Dios.
Jacques Philippe: Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 122.

El hombre no puede realizarse a sí mismo en absoluto, sin construir lazos, sin contraer compromisos, sin aliarse con los demás, sin entrar en la fidelidad. Esa fidelidad a veces puede ser costosa, pero es el único camino que permite al hombre ser salvado de su egocentrismo. Es necesario reafirmar esto con fuerza, en una sociedad en la que la creencia dominante es que todo lazo (la unión conyugal por ejemplo, es una unión que encierra y priva de libertad).
Jacques Philippe; Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 122.

Se puede decir que hay que dar por dar, y recibir por recibir, sin preocuparse de la relación entre lo uno y lo otro, ya que eso pertenece a Dios, pues el pone de relieve el misterio incomprensible y la paradoja del amor. Aprender a amar es aprender a dar gratuitamente y a recibir gratuitamente, con una santa ignorancia, sobre la relación entre las 2 actitudes.
Jacques Philippe; Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 127.

Tenemos muchos temores y muchos apegos que no nos permiten ser disponibles.
Jacques Philippe; Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p.135.

A Dios se lo encuentra sólo en el instante presente.
Jacques Philippe; Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 153.

jueves, 12 de junio de 2008

Los llamados de Dios

Sin llamados, el hombre quedaría encerrado en los límites de su psiquismo, de sus representaciones, de sus pulsiones y de sus fantasmas.
Jacques Philippe: Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p.20.

El drama de la humanidad después de su origen es este: correr tras una imagen de felicidad que es una elaboración cultural y psíquica, y jamás encontrar la verdadera felicidad.
Jacques Philippe: Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 21.

El porvenir que nos trazan los llamados de Dios, no es siempre un porvenir a largo plazo; no es forzozamente un gran proyecto que ilumina nuestra vida….A veces es sólo un pequeño paso “sólo para hoy” (Como dice Teresa de lisieux) que se nos propone.
Jacques Philippe: Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 22.

Es preferible para nosotros no conocer el porvenir y descubrirlo, a medida que se nos hace presente.
Jacques Philippe: Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 23.

Los acontecimientos felices nos invitan a la acción de gracias. Los acontecimientos penosos nos invitan a la fe, a la esperanza.
Jacques Philippe: Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 23.

Abrirse a un llamado, es recibir todos los días, una fuerza mayor, porque Dios es fiel, El da lo que manda.
Jacques Philippe: Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 25.

Precisamente cuando el hombre responde a los llamados de Dios, se pierde y se encuentra a la vez, de manera auténticamente cristiana, y no de un modo desviado o enfermizo.
Jacques Philippe: Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 25.

En medio de las peores situaciones, siempre hay un llamado de Dios, que es un llamado a vivir y que nos permite sacar, si lo acogemos, finalmente, provecho de todo.
Jacques Philippe: Llamados a la vida; San Pablo, Buenos Aires, 2008, p. 238.

sábado, 7 de junio de 2008

La oración es el antídoto perfecto del odio

Para Dios, este es el séptimo día; El está “descansando” y deja que nosotros continuemos (bajo su dirección) la obra de la Creación.
Leo J. Trese: Puedes Volar como las Aguilas; (1960), Palabra S.A., sexta edición, Madrid, 1998, p.80.

La oración es el antídoto perfecto del Odio. Si eres capaz de rezar por una persona, no la odiarás. Quizá sientas aún una fuerte aversión por ella, pero tu amor sobrenatural está por encima del sentimiento, como la luz del sol sobre las nubes.
Leo J. Trese: Puedes Volar como las Aguilas; (1960), Palabra S.A., sexta edición, Madrid, 1998, p.86.

Nadie tiene derecho a ser él mismo hasta que sea lo que Dios quiere.
Leo J. Trese: Puedes Volar como las Aguilas; (1960), Palabra S.A., sexta edición, Madrid, 1998, p.117.

Hay una tremenda fuerza animante en una sonrisa.
Leo J. Trese: Puedes Volar como las Aguilas; (1960), Palabra S.A., sexta edición, Madrid, 1998, p.121.
Lo que caracteriza a las células sanas de un cuerpo vivo es la capacidad de reproducirse por sí mismas. En el Cuerpo de Cristo hay muchas, demasiadas, células estériles.
Leo J. Trese: Puedes Volar como las Aguilas; (1960), Palabra S.A., sexta edición, Madrid, 1998, p.127.

La vitalidad de nuestra vida interior depende también de una autoevaluación periódica.
Leo J. Trese: Puedes Volar como las Aguilas; (1960), Palabra S.A., sexta edición, Madrid, 1998, p.129.

Nuestra fe es un antídoto maravilloso contra esas tentaciones de sentirnos inferiores.
Leo J. Trese: Puedes Volar como las Aguilas; (1960), Palabra S.A., sexta edición, Madrid, 1998, p.134.

Un niño debería oir “Dios te quiere” con la misma frecuencia que “Mamá te quiere”.
Leo J. Trese: Puedes Volar como las Aguilas; (1960), Palabra S.A., sexta edición, Madrid, 1998, p.157.

Preocuparse no es cristiano.
Leo J. Trese: Puedes Volar como las Aguilas; (1960), Palabra S.A., sexta edición, Madrid, 1998, p.184.