martes, 19 de agosto de 2008

Educar El Carácter III

Cuando falta la virtud es fácil que se extravíe la razón.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.135.

La gente no quiere teorías, busca la elocuencia de los hechos.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.143.

Decía Confucio que no son las malas hierbas las que ahogan la buena semilla, sino la negligencia del campesino.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.146.

Toda empresa, todo camino en la vida, tiene algo de riesgo, de apuesta, de salto hacia delante, y hay que asumirlo.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.151.

Quién pretenda mantener intacta la capacidad de optar, no es libre: sería prisionero de su indecisión.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.151.

Perder el miedo al compromiso es el ínico modo de evitar que sea la indecisión quién acabe por comprometernos.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.151.

El “yo perdono, pero no olvido” es un refinado sucedáneo de resentimiento.
Muchas veces, los agobios por falta de tiempo son más bien agobios por falta de orden.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.161.

Liszt decía: si no hago mis ejercicios un día, lo noto yo; pero si los omito durante tres días, entonces ya lo nota el público.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.171.

Teme menos al futuro y pon más coraje en el presente.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.175.

El futuro está en el presente.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.177.

Existen 3 remedios contra el aburrimiento: el trabajo, el amor y el interés por los detalles pequeños.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.178.

En todos los hombres hay en germen buenas y malas tendencias, y cada cual es responsable de la medida en que permite al bien o al mal adueñarse de su persona.
Alfonso Aguiló; Educar El Carácter; 7ª edición, Ediciones Palabra S.A., Madrid, 2003, p.250.

Publicar un comentario