martes, 28 de julio de 2009

Soberbia y Felicidad

La “lengua viperina” es una manifestación clara de falta de paz interior.
José Antonio Galera; Sinceridad y Fortaleza, Rialp, madris, 2002, p.34.

El soberbio no espera recibir nada y se da en la medida en que este darse le sea útil, le satisfaga, le compense y, por supuesto, no le suponga especial esfuerzo. Por eso el soberbio es profundamente egoísta y entiende poco de amor, aunque quizá entienda mucho de “amores”.
José Antonio Galera; Sinceridad y Fortaleza, Rialp, Madrid, 2002, p.94.

Hace años una empresa comercial propagó un prospecto estimulante en el que animaba al lector a promocionarse en el terreno cultural. Con gracia – y con dibujos alusivos al margen decía así: “seis normas para no prosperar:
1. Espere sentado su oportunidad.
2. Comente su mala suerte con los demás.
3. No se esfuerce por conseguir nuevos conocimientos.
4. Laméntese de que los tiempos están muy difíciles.
5. Obstínese en que sin recomendaciones no se logra nada.
6. Confíe y aguarde a que vengan tiempos mejores.
José Antonio Galera; Sinceridad y Fortaleza, Rialp, Madrid, 2002, p.133.

Trascender es ir más allá, subir, pero atravesando, no saltándose nada.
José Antonio Galera; Sinceridad y Fortaleza, Rialp, Madrid, 2002, p.136.

El cristiano ha de tener los pies en la tierra, pero el corazón en Dios.
José Antonio Galera; Sinceridad y Fortaleza, Rialp, Madrid, 2002, p.136.

Cristo define su camino como camino de felicidad, pero con la contrapartida de la exigencia.
José Antonio Galera; Sinceridad y Fortaleza, Rialp, Madrid, 2002, p.136.

7. Buscar excusas es fruto de la soberbia del hombre, que no quiere reconocer su fracaso.
José Antonio Galera; Sinceridad y Fortaleza, Rialp, Madrid, 2002, p.140.
Publicar un comentario