viernes, 28 de agosto de 2009


Su pecado consistía en pensar que no tenía pecados.
Francisco Luna y Luca de Tena; Como Confesarse Bien, Cuadernos Proa Nª3, (1976), Sexta Edición, Santiago de Chile, 1993, p. 10.

La soberbia o el amor propio, o la falta de sinceridad, nos impiden reconocer que en el fondo todos tenemos algo de que arrepentirnos.
Francisco Luna y Luca de Tena; Como Confesarse Bien, Cuadernos Proa Nª3, (1976), Sexta Edición, Santiago de Chile, 1993, p. 10.


El entierro de Roger Malvin

Susceptibles de recibir la   luz de luna de lo novelesco.   La imaginación, si tiene el juicio de dejar en la sombra ciertos incidentes,   L...