miércoles, 19 de mayo de 2010

El dependiente de Dios es un loco irresponsable para el mundo.

Todos los días debemos recalcular nuestro itinerario.
José Pedro Manglano; ¡Resicitó! Apóstoles de la alegría. (2008), 4ª edicción, Cobel, Madrid, 2009, p.7.

Aprendamos a descubrir el humor de Dios.
José Pedro Manglano; ¡Resicitó! Apóstoles de la alegría. (2008), 4ª edicción, Cobel, Madrid, 2009, p.13.
Nadie es más joven que Dios.
San Agustín en José Pedro Manglano; ¡Resicitó! Apóstoles de la alegría. (2008), 4ª edicción, Cobel, Madrid, 2009, p.14.

Toda persona marcada por una dificultad física o psíquica vive una especie de adviento existencial, la espera de una liberación, que sólo se manifestará plenamente con el final de los tiempos.
José Pedro Manglano; ¡Resicitó! Apóstoles de la alegría. (2008), 4ª edicción, Cobel, Madrid, 2009, p.41.

Una constante de los cristianos es la de ser hambrientos de la vida nueva, golosos de la gracia. José Pedro Manglano; ¡Resicitó! Apóstoles de la alegría. (2008), 4ª edicción, Cobel, Madrid, 2009, p.69.

Así es la venganza del cristiano: devolver mucho bien a quien ha querido hacernos mal.
José Pedro Manglano; ¡Resicitó! Apóstoles de la alegría. (2008), 4ª edicción, Cobel, Madrid, 2009, p.86.

El dependiente de Dios es un loco irresponsable para el mundo.
José Pedro Manglano; ¡Resicitó! Apóstoles de la alegría. (2008), 4ª edicción, Cobel, Madrid, 2009, p.88.

Publicar un comentario