martes, 22 de junio de 2010

Cuando todo sale con facilidad: ¡Gracias Dios mío! Cuando llega un momento difícil: ¡Señor, no me abandones!

La mortificación pequeña y habitual nos ayudará a recogernos en oración más fácilmente. Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.393.

Nuestra vida es afirmación o negación de Cristo. Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.395.

Nuestra fidelidad a cristo en cosas importantes depende mucho de nuestra fidelidad en lo pequeño.
Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.396.

Tantos cristianos que siguen a Jesús tan de lejos que no lo saben reconocer en su trabajo, en la enfermedad, en medio de su familia…¡En el Sagrario!
Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.397.

Cuando todo sale con facilidad: ¡gracias Dios mío! Cuando llega un momento difícil: ¡Señor, no me abandones!.
Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.397.

Jesucristo ¡vive! y nos podemos dirigir a El como a una persona viva, que nos ve, nos oye atentamente y nos ama.
Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.424.

Resucítame, para que tu doctrina se extienda por mi al mundo entero.
San Agustín en Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.426.

La mentira se muere sola; la verdad se abre camino siempre.
Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.427.

Si los otros se tornan insípidos, vosotros les podéis volver su sabor; pero si esto os pasara a vosotros, con vuestra perdida arrastraríais también a los demás. Por eso mayor fervor y celo necesitáis cuantos mayores encargos os ocupan.
San Juan Crisóstomo en Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.428.

Publicar un comentario