domingo, 27 de junio de 2010

Ese tirar de la cuerda todos los días, en tantas cosas.



Ese tirar de la cuerda todos los días, en tantas cosas.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, De la grandeza de la vida corriente, 14.

Os insisto en que os dejéis ayudar, guiar, por un director de almas, al que confiéis todas vuestras ilusiones santas y los problemas cotidianos que afecten a la vida interior, los descalabros que sufráis y las victorias.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, De la grandeza de la vida corriente, 15.

A medida que se avanza en la vida interior, se perciben con más claridad los defectos personales.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, De la grandeza de la vida corriente, 20.

Sucede que la ayuda de la gracia se transforma como en unos cristales de aumento, y aparecen con dimensiones gigantescas hasta la mota de polvo más minúscula, el granito de arena casi imperceptible, porque el alma adquiere la finura divina, e incluso la sombra mas pequeña molesta a la conciencia, que sólo gusta de la limpieza de Dios.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, De la grandeza de la vida corriente, 20.

¡Jesús, si los que nos reunimos en tu Amor fuéramos perseverantes! ¡Si lográsemos traducir en obras esos anhelos que Tú mismo despiertas en nuestras almas!
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, De la grandeza de la vida corriente, 20.

Pon todo en las manos de Dios: que tus pensamientos, las buenas aventuras de tu imaginación, tus ambiciones humanas nobles, tus amores limpios, pasen por el corazón de Cristo. De otro modo, tarde o temprano, se irán a pique con tu egoísmo.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, De la grandeza de la vida corriente 21.

Si nos damos, El se nos da.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, De la grandeza de la vida corriente, 22.


Publicar un comentario