viernes, 18 de junio de 2010

Sacudir la somnolencia de la rutina

La falta habitual de correspondencia a la gracia lleva a mayores errores.
Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.354

La incertidumbre del juicio nos urge a vivir como verdaderos hijos de Dios; con vigilancia en las cosas pequeñas y en las cosas grandes.
Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.364.

Puede haber dificultades para que nuestro amor a Dios se mantenga despierto; el egoísmo, la comodidad, la falta de mortificación y de templanza amenazan siempre la llama que el señor enciende una y otra vez en nuestro interior.
Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.365.

Sacudir la somnolencia de la rutina.
Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.365.

Todo lo hemos recibido a modo de herencia.
Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.369.

6. Dos maneras hay de entender la vida: sentirse administrador y hacer rendir lo recibido de cara a Dios, o vivir como dueño, en beneficio propio, para la propia comodidad.
Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.369.

Dios espera ver administrada bien su herencia. Lo esperado por Dios, es proporcional a lo recibido.
Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.369.

Hace falta ser ifinitamente santo para no agarrarse a ninguna compensación.
Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.391.
Publicar un comentario