lunes, 10 de mayo de 2010

Ser amable cada día en cosas concretas



No engorda un solo plato que se come de más, pero sí es verdad que lo que se adelgaza o se engorda es el resultado de la suma de un montón de decisiones.
José Pedro Manglano; Ser hombre, ser mujer. Virtudes humanas. (2008), 4ª edicción, Cobel, Madrid, 2009, p.8.

Para seguir a Jesús necesitamos ser muy hombres, muy mujeres.
José Pedro Manglano; Ser hombre, ser mujer. Virtudes humanas. (2008), 4ª edicción, Cobel, Madrid, 2009, p.8.

Ser amable cada día en cosas concretas.
José Pedro Manglano; Ser hombre, ser mujer. Virtudes humanas. (2008), 4ª edicción, Cobel, Madrid, 2009, p.16.

¿Sabes cuál es uno de los fuegos que arrasa con todo? El de la pereza.
José Pedro Manglano; Ser hombre, ser mujer. Virtudes humanas. (2008), 4ª edicción, Cobel, Madrid, 2009, p.34.

Todos entran entre un hombro y otro (refiriéndose a la señal de la Cruz).
José Pedro Manglano; Ser hombre, ser mujer. Virtudes humanas. (2008), 4ª edicción, Cobel, Madrid, 2009, p.43.

El perdón introduce en el mundo una nueva forma de relacionarse con los demás.
José Pedro Manglano; Ser hombre, ser mujer. Virtudes humanas. (2008), 4ª edicción, Cobel, Madrid, 2009, p.45.

Una de las peores enfermedades es la de acostumbrarse a no cumplir los propósitos, que son las órdenes que yo me he dado a mí mismo: si yo me he mandado a hacer tal cosa, la cumplo.
José Pedro Manglano; Ser hombre, ser mujer. Virtudes humanas. (2008), 4ª edicción, Cobel, Madrid, 2009, p47.

Que le tenga alergia al mío, al para mi, al yo, al mi , al me, al conmigo….
José Pedro Manglano; Ser hombre, ser mujer. Virtudes humanas. (2008), 4ª edicción, Cobel, Madrid, 2009, p.52.