miércoles, 23 de junio de 2010

Buscar sin componendas el oportuno alimento espiritual


¿Cuántos años tiene usted? él, muy convencido, respondía en valenciano: poquets, ¡poquitos!, los que llevo sirviendo a Dios.
Anécdota en San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, De la grandeza de la vida corriente, 3.

Cuando vayáis a Dios, no lo hagáis solos.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, De la grandeza de la vida corriente , 5.

El santo no nace: se forja en el continuo juego de la gracia divina y de la correspondencia humana.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, De la grandeza de la vida corriente , 7.

Convenceos de que ordinariamente no encontraréis lugar para hazañas deslumbrantes, entre otras razones, porque no suelen presentarse. En cambio, no os faltan ocasiones de demostrar a través de lo pequeño, de lo normal, el amor que tenéis a Jesucristo.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, De la grandeza de la vida corriente, 8.

Me produce una pena muy grande enterarme de que un católico....tranquiliza su conciencia con una simple piedad formularia, con una religiosidad que le empuja a rezar de vez en cuando.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, De la grandeza de la vida corriente, 13.

Buscar sin componendas el oportuno alimento espiritual.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, De la grandeza de la vida corriente, 13.

martes, 22 de junio de 2010

Cuando todo sale con facilidad: ¡Gracias Dios mío! Cuando llega un momento difícil: ¡Señor, no me abandones!

La mortificación pequeña y habitual nos ayudará a recogernos en oración más fácilmente. Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.393.

Nuestra vida es afirmación o negación de Cristo. Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.395.

Nuestra fidelidad a cristo en cosas importantes depende mucho de nuestra fidelidad en lo pequeño.
Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.396.

Tantos cristianos que siguen a Jesús tan de lejos que no lo saben reconocer en su trabajo, en la enfermedad, en medio de su familia…¡En el Sagrario!
Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.397.

Cuando todo sale con facilidad: ¡gracias Dios mío! Cuando llega un momento difícil: ¡Señor, no me abandones!.
Francisco Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.397.

Jesucristo ¡vive! y nos podemos dirigir a El como a una persona viva, que nos ve, nos oye atentamente y nos ama.
Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.424.

Resucítame, para que tu doctrina se extienda por mi al mundo entero.
San Agustín en Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.426.

La mentira se muere sola; la verdad se abre camino siempre.
Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.427.

Si los otros se tornan insípidos, vosotros les podéis volver su sabor; pero si esto os pasara a vosotros, con vuestra perdida arrastraríais también a los demás. Por eso mayor fervor y celo necesitáis cuantos mayores encargos os ocupan.
San Juan Crisóstomo en Fernández Carvajal; El Evangelio de San Mateo (1974), Quinta edición, Ediciones Palabra, 1980, p.428.