viernes, 6 de agosto de 2010

Mantener palpitante el corazón

No se puede andar haciendo equilibrios en las fronteras del mal.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, Porque verán a Dios, 186.

Se oye a veces decir que actualmente son menos frecuentes los milagros. ¿No será que son menos las almas que viven vida de fe?.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, Vida de fe, 190.

Jesús…. adoctrina con palabras y con obras.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, Vida de fe, 192.

He visto, en muchas vidas, que la esperanza en Dios enciende maravillosas hogueras de amor, con un fuego que mantiene palpitante el corazón, sin desánimos, sin decaimientos, aunque a lo largo del camino se sufra, y a veces se sufra de veras.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, La esperanza del cristiano, 205.

Déjate de construir castillos con la fantasía, decídete a abrir tu alma a Dios, pues exclusivamente en el Señor hallarás fundamento real para tu esperanza y para hacer el bien a los demás.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, La esperanza del cristiano, 211.

Tanto se ha acercado el Señor a las criaturas, que todos guardamos en el corazón hambres de altura, ansias de subir muy alto, de hacer el bien. Si remuevo en ti ahora esas aspiraciones, es porque quiero que te convenzas de la seguridad que El ha puesto en tu alma: si le dejas obrar, servirás —donde estás— como instrumento útil, con una eficacia insospechada. Para que no te apartes por cobardía de esa confianza que Dios deposita en ti, evita la presunción de menospreciar ingenuamente las dificultades que aparecerán en tu camino de cristiano.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, La esperanza del cristiano, 214.

martes, 3 de agosto de 2010

Para amar se requiere mucha finura



De ahora en adelante, tened prisa en amar. El amor nos impedirá la queja, la protesta. Porque con frecuencia soportamos la contrariedad, sí; pero nos lamentamos; y entonces, además de desperdiciar la gracia de Dios, le cortamos las manos para futuros requerimientos.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, Tras los pasos del Señor, 140.

Vuelve de nuevo la mirada sobre tu vida, y pide perdón por ese detalle y por aquel otro que saltan enseguida a los ojos de tu conciencia; por el mal uso que haces de la lengua; por esos pensamientos que giran continuamente alrededor de ti mismo; por ese juicio crítico consentido que te preocupa tontamente, causándote una perenne inquietud y zozobra...
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, Tras los pasos del Señor, 141.

El cristiano ha de manifestarse auténtico, veraz, sincero en todas sus obras. Su conducta debe transparentar un espíritu: el de Cristo.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, Tras los pasos del Señor, 141.

Si en cada momento no sacamos del Evangelio consecuencias para la vida actual, es que no lo meditamos suficientemente.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, Vivir cara a Dios y cara a los hombres, 160.

Con gran razón a la prudencia se le ha llamado genitrix virtutum, madre de las virtudes, y también auriga virtutum, conductora de todos los hábitos buenos.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, Vivir cara a Dios y cara a los hombres, 164.

¡Qué pobre idea tienen de la justicia quienes la reducen a una simple distribución de bienes materiales!
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, Vivir cara a Dios y cara a los hombres, 169.

Para amar se requiere mucha finura, mucha delicadeza, mucho respeto, mucha afabilidad.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, Vivir cara a Dios y cara a los hombres, 173.

La justicia establece que se dé a cada uno lo suyo, que no es igual que dar a todos lo mismo. El igualitarismo utópico es fuente de las más grandes injusticias.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, Vivir cara a Dios y cara a los hombres, 173.

No permitáis que en vuestra alma anide un foco de podredumbre, aunque sea muy pequeño. Hablad. Cuando el agua corre, es limpia; cuando se estanca, forma un charco lleno de porquería repugnante, y de agua potable pasa a ser un caldo de bichos.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, Porque verán a Dios, 181.

Un acto y otro forman un hábito, un inclinación, una facilidad.
San Josemaría Escrivá de Balaguer; Amigos de Dios, Porque verán a Dios, 182.