jueves, 22 de diciembre de 2011

El sufrimiento nunca está totalmente ausente de nuestra vida. Así pues, no le tengamos miedo.

No olvidemos que hemos sido creados para grandes cosas, no sólo para ser un número en el mundo ni para obtener diplomas y títulos o buscar este y ese otro trabajo. Hemos sido creados para amar y ser amados. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.48.

Deliberadamente hemos de renunciar a todo deseo de ver el fruto de nuestro trabajo. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.48.

Si os sentís desanimados, eso es señal de orgullo porque demuestra que habéis puesto la confianza en vuestro poder. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.49.

El amor que se pone en el regalo es lo más importante. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.60.

Jamás sabremos cuánto bien puede hacer una simple sonrisa. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.63.

La santidad aumenta más rápido cuando hay bondad. El mundo se pierde por falta de dulzura y amabilidad. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.66.

Si aprendemos a amar aprendemos a ser santos. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.71.

No basta con conocer el espíritu de pobreza, sino que hay que conocer la propia pobreza. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.117.

Conservémosnos todo lo vacíos que podamos para qué Dios pueda llenarnos. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.117.

No una lucha de clases sino un encuentro de clases. para que los ricos salven a los pobres y los pobres salven a los ricos. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.120.

Lo que a veces consideramos un obstáculos en realidad una piedra que nos sirve de peldaño para subir. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.136.

El conocimiento propio nos ayudará a elevarnos, mientras que el pecado o la debilidad nos llevarán al abatimiento. La confianza profunda viene del propio conocimiento. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.136.

El sufrimiento nunca está totalmente ausente de nuestra vida. Así pues, no le tengamos miedo. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.162.

El sufrimiento, el dolor, la aflicción, la humillación, los sentimientos de soledad, no son otra cosa que el beso de Jesús, señal de que nos hemos acercado tanto a él que puede besarnos. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.163.

Nuestro grito de guerra debe ser “lucha, no huida”. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.178.



jueves, 15 de diciembre de 2011

Dios permite el fracaso, pero no el desaliento

Desde el momento en que el alma tiene la gracia de conocer a Dios, debe buscar. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.7.

A la psicología moderna todavía le hace falta descubrir lo que han enseñado las religiones durante milenios: que la pérdida del yo conduce al descubrimiento del alma. Prólogo de Thomas Moore en Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.12.

Los seres humanos experimentan una importante transformación y descubren su humanidad, dignidad y al menos felicidad momentánea cuando se les da un poco de amor y atención. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.15.

Para orar mejor hay que orar más. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.22.

Dios permite el fracaso, pero no el desaliento. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.22.

Sólo mediante la oración mental y la lectura espiritual podemos cultivar el don de la oración. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.23.

A veces nos cuesta sonreírnos los unos a los otros. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.45.

Debemos amar a quienes tenemos más cerca, en nuestra propia familia. A partir de ahí el amor se extiende hacia quien quiera que nos necesite. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.45.

Quiero que vayas a buscar a los pobres de tu propia casa, ya que el amor tiene que comenzar ahí. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.45.

Donde hay amor siempre hay una apertura a servir. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.47.

jueves, 15 de septiembre de 2011

El momento presente tiene la clave de la liberación.

Una creencia puede ser consoladora. Sin embargo sólo a través de su propia experiencia se vuelve liberadora.

Así como a los perros les encanta roer huesos, a la mente le encanta hincarle el diente a los problemas.
Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.6.

Muchos viven con un torturador en la cabeza que continuamente los ataca y los castiga y les drena la energía vital. esto causa sufrimiento e infelicidad así como enfermedad.
Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.8.

Para el ego, el momento presente casi no existe. lo único que se considera importante es el pasado y el futuro.
Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.13.

Está siempre preocupada de mantener el pasado vivo porque sin él ¿quién es usted Se proyecta constantemente hacia el futuro para asegurar su supervivencia y para buscar algún tipo de alivio o de realización en él.
Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.13.

El momento presente tiene la clave de la liberación.
Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.13.

Hay dos niveles de sufrimiento: el sufrimiento que usted crea y el sufrimiento del pasado que vive todavía en su muente y su cuerpo.
Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.23.

Cuanto más capaz sea de honrar y aceptar el Ahora, más libre estará del dolor, del sufrimiento y de la mente egótica.
Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.25-26.

Cualquier cosa que contenga el momento presente, acéptelo como si usted lo hubiera elegido. Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.27-28.

No necesita el miedo para evitar el peligro.
Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.35.

Usted puede siempre hacer frente al momento presente, pero no puede manejar algo que es sólo una proyección de la mente, usted no puede hacerle frente al futuro.
Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.36.

El ego necesita identificarse con cosas externas. Necesita ser defendido y alimentado constantemente. Las identificaciones del ego más comunes tienen que ver con las posesiones, el trabajo, el nivel social, el reconocimiento, el conocimiento, la educación, la apariencia física, las habilidades especiales, las relaciones, la historia personal, los sistemas de creencias y también a menudo identificaciones políticas, nacionalistas, raciales, religiosas y otras de carácter colectivo. Ninguna de ellas es usted.
Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.39.

Si el futuro imaginado es mejor, le da placer o anticipación placentera. Si es peor, crea ansiedad. Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.49.

La mente crea una obsesión con el futuro como escape de un presente insatisfactorio.
Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.54.

Habitualmente el futuro es una réplica del pasado.
Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.54.

Todas las formas de miedo son causadas por exceso de futuro, todas las formas de falta de perdón son causadas por exceso de pasado.
Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.55.

La contaminación del planeta es sólo un reflejo exterior de una contaminación psíquica interior. Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.73.

Usted es responsable de su estado interior.
Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.73.

Cualquier acción es a menudo mejor que la no acción, especialmente si ha estado detenido en una situación de infelicidad….Si comete un error, al menos aprende algo, en cuyo caso ya no es un error. Si permanece atascado no aprende nada.
Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.78.

Muera al pasado en cada momento. Usted no lo necesita.
Eckhart Tolle; El poder del Ahora, Norma, (2000), Colombia 2011, p.80.


viernes, 26 de agosto de 2011

Desear los ratos de oración como un momento de descanso.

Desear los ratos de oración como un momento de descanso. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 8.

Necesidad de vida espiritual para vivir la terrestre. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 9.

Creemos en Dios, pero nos desenvolvemos en la vida sin contar con El para la mayoría de nuestros asuntos. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 18.

La oración no se hace, se vive. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 21.

Descansemos en Dios. Eso refrescará nuestra vida. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 21.

Si hay sed de Dios, habrá sed de oración. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 22.

La oración ante el Santísimo es la mejor terapia para nuestros tiempos. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 23.

Dejemos a Dios ser Dios. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p.28.

Jesús no quiere primordialmente nuestras obras y cualidades….quiere nuestro amor y que gocemos con su compañía. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 29.

Aprendemos con los años, que el amor paciente y callado de una madre empuja más las cosas que los gritos y la violencia. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 32.

Un corazón limpio reconoce la presencia de Dios. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 42.

Detrás de todo mal o pena hay una oportunidad privilegiada para encontrarse con Cristo. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 45.

Por penosa que sea la circunstancia que atravesamos, hemos de confiar en que Dios nos está perfeccionando para retos mayores y para nuestro propio bien. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 46.

Si somos sinceros con nosotros mismos, comprobaremos que estamos representados en Adán y Eva cada vez que hemos pasado un día sin acordarnos de rezar, sin agradecer la vida y los buenos momentos, cada vez que hemos emprendido una empresa humana o iniciado un amor sin tener en cuenta a Dios. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p48.

El dolor y el sufrimiento sacan a la luz de qué pasta estamos hechos y cómo es nuestro corazón. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 50.

Por desgracia, muchos cristianos se acuerdan del cielo cuando la vida terrestre se les ha convertido en un infierno. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 52.

Pedirle constantemente a Jesús que nos libre del opacamiento. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 77.




jueves, 18 de agosto de 2011

La humildad también es fortaleza


  1. La humildad también es fortaleza. Francisco Luna Luca de Tena; La Humildad Explicada, Palabra, Madrid, 2007, p. 14.
  1. Hay un desaliento que tiene su razón de ser en la falta de humildad. Francisco Luna Luca de Tena; La Humildad Explicada, Palabra, Madrid, 2007, p. 33.
  1. El orgulloso quiere singularizarse siempre, el humilde se complace en las cosas corrientes y ordinarias. Pecci, J. en Francisco Luna Luca de Tena; La Humildad Explicada, Palabra, Madrid, 2007, p. 44.
  1. Unos ejercicios de piedad, por muy buenos que parezcan, deben estar muy mal enraizados cuando nos llevan a sentirnos satisfechos de nosotros mismos. Francisco Luna Luca de Tena; La Humildad Explicada, Palabra, Madrid, 2007, p. 48.
  1. Casi siempre que uno se siente satisfecho consigo mismo, es decir, cuando le parece que ya hace bastante y que no debe complicarse más la vida, es porque ha pactado un tregua con su amor propio. Francisco Luna Luca de Tena; La Humildad Explicada, Palabra, Madrid, 2007, p. 48.

martes, 12 de julio de 2011

Jesús calla, pero actúa.


1. Sin oración y sin Eucaristía el cristianismo no sería más que una etérea abstracción de bienintencionados. José Pedro Manglano, Oracion y Eucaristía, Desclée De Brouwer, España, 2010, introducción.

E El modo apropiado de orar es un proceso de purificación interior que nos hace capaces para Dios, y precisamente por eso, capaces también para los demás. Benedicto XVI, Spe Salvi, 33.

Sin la dimensión de la oración, el yo humano acaba por encerrarse en sí mismo. Benedicto XVI, Santa Sabina, 6 de febrero, 2008.

La oración es garantía de apertura a los demás. Benedicto XVI, Santa Sabina, 6 de febrero, 2008.

No es la presencia de Dios la que aliena al hombre, sino su ausencia. Benedicto XVI, Santa Sabina, 6 de febrero, 2008.

Jesús calla, pero actúa. Benedicto XVI, Discurso, 25 mayo, 2006.

Quién piensa con Dios, piensa bien; quién habla con Dios habla bien. Benedicto XVI, Castelgandolfo, 15 agosto, 2005.

No sólo digamos cosas hermosas sobre la Eucaristía, sino que sobre todo vivamos de su fuerza. Benedicto XVI, San Pedro, 2 octubre, 2005.



lunes, 13 de junio de 2011

Se requiere más coraje que inteligencia para aprender a conocer a Dios

El Ego es lo que creemos ser; el yo es lo que en realidad somos.

El yo no se revela hasta que no se aparta del ego. Fulton J. Sheen; Eleva tu corazón, Lumen, Buenos Aires, 2003, p.12.

El ego de los mentirosos está siempre ferozmente valorizado.
Fulton J. Sheen; Eleva tu corazón, Lumen, Buenos Aires, 2003, p. 17.

Todos los egocéntricos son, en sus corazones, gente asustada.
Fulton J. Sheen; Eleva tu corazón, Lumen, Buenos Aires, 2003, p. 35.

Dios nos ama demasiado como para permitir que nos hallemos cómodos en nuestros pecados. Porque el violinista desea obtener lo mejor de su violín, tensa las cuerdas con disciplina penitencial, hasta que puedan emitir la nota perfecta. Si el violín estuviera dotado de conciencia, probablemente protestaría por el sacrificio que tuvo que hacer al prepararse para la perfección a la que estaba destinado.
Fulton J. Sheen; Eleva tu corazón, Lumen, Buenos Aires, 2003, p. 36.

El miedo surge porque sospechamos que el bien de Dios, más grande que el nuestro, nos robará los bienes menores que odiamos.
Fulton J. Sheen; Eleva tu corazón, Lumen, Buenos Aires, 2003, p. 37.

Se requiere más coraje que inteligencia para aprender a conocer a Dios.
Fulton J. Sheen; Eleva tu corazón, Lumen, Buenos Aires, 2003, p.148.

Una niñita rezó una vez en navidad para tener mil muñecas. Su padre no creyente le dijo el día de navidad: “Bueno, Dios no contestó a tu pedido ¿no es cierto?” Y ella contestó: “Si, lo hizo. Dios dijo que no.
Fulton J. Sheen; Eleva tu corazón, Lumen, Buenos Aires, 2003, p.203.

La mayoría de las personas comete el mismo error con Dios que con sus amigos: hablan sólo ellas. Fulton J. Sheen; Eleva tu corazón, Lumen, Buenos Aires, 2003, p. 205.

10.La razón es la perfección de los sentidos, la fe es la perfección de la razón. Fulton J. Sheen; Eleva tu corazón, Lumen, Buenos Aires, 2003, p. 232.

11. El alma infiel, cuando se aparta de Dios, está bajo tortura; como una vez amó lo mejor, nada menos puede satisfacerla. Fulton J. Sheen; Eleva tu corazón, Lumen, Buenos Aires, 2003, p. 241.


viernes, 21 de enero de 2011

El alma necesita fiestas

La mayor parte del tiempo perdido se pierde por querer ganar tiempo.
Anselm Grun; El libro del arte de vivir; Sal Terrae,3 Edición, 2003, Bilbao, España, p. 52.

Vivir apresurado es odiarse.
Anselm Grun; El ibro del arte de vivir; Sal Terrae,3 Edición, 2003, Bilbao, España, p. 55.

El que no respeta la noche, no se merece el día.
Proverbio italiano en Anselm Grun; El libro del arte de vivir; Sal Terrae, 3 Edición, 2003, Bilbao, España, p. 57

Quién no tiene sensibilidad ante la grandeza de la noche, tampoco puede disfrutar del día. Anselm Grun; El libro del arte de vivir; Sal Terrae,3 Edición, 2003, Bilbao, España, p. 56.

Si no se vive al ritmo del día y de la noche, no se pueden tener vivencias íntimas del misterio de la vida.
Anselm Grun; El libro del arte de vivir; Sal Terrae,3 Edición, 2003, Bilbao, España, p. 56.

La oración de la mañana se expresa en palabras de oro.
Anselm Grun; El libro del arte de vivir; Sal Terrae,3 Edición, 2003, Bilbao, España, p. 56.

La eternidad es cuando al presente no le falta nada.
Boecio en Anselm Grun; El ibro del arte de vivir; Sal Terrae,3 Edición, 2003, Bilbao, España, p. 68.

El alma necesita fiestas.
Anselm Grun; El ibro del arte de vivir; Sal Terrae,3 Edición, 2003, Bilbao, España, p. 90.

Lo que en breve tiempo se consigue, en breve tiempo se pierde.
Anselm Grun; El ibro del arte de vivir; Sal Terrae,3 Edición, 2003, Bilbao, España, p. 113.

Nunca valores un día por la cosecha que recojas por la tarde. Valóralo por las semillas que hayas sembrado.
Anselm Grun; El ibro del arte de vivir; Sal Terrae,3 Edición, 2003, Bilbao, España, p. 122.

Busca la profundidad en tus relaciones….Sé una bendición para los demás.
Anselm Grun; El libro del arte de vivir; Sal Terrae,3 Edición, 2003, Bilbao, España, p. 133.

miércoles, 19 de enero de 2011

Su modo de ser Dios pone en crisis nuestro modo de ser hombres

A veces la gente adora a “otros Dioses” sin darse cuenta.
Luz para el mundo; El magisterio de Benedicto XVI, 2005-2006, Selección de textos, Editor Nicolás Massmann, Centro de estudios cultura cristiana, 2009, Chile, p.149.

La comunión diaria permite encontrar el centro de la vida. Luz para el mundo; El magisterio de Benedicto XVI, 2005-2006, Selección de textos, Editor Nicolás Massmann, Centro de estudios cultura cristiana, 2009, Chile, p.165.

La confesión frecuente ayuda a la madurez de nuestra alma. Luz para el mundo; El magisterio de Benedicto XVI, 2005-2006, Selección de textos, Editor Nicolás Massmann, Centro de estudios cultura cristiana, 2009, Chile, p.175.
Mientras se pierde el sentido del pecado aumentan los complejos de culpa.
Luz para el mundo; El magisterio de Benedicto XVI, 2005-2006, Selección de textos, Editor Nicolás Massmann, Centro de estudios cultura cristiana, 2009, Chile, p.179.

La felicidad está en la entrega y no en la comodidad.
Luz para el mundo; El magisterio de Benedicto XVI, 2005-2006, Selección de textos, Editor Nicolás Massmann, Centro de estudios cultura cristiana, 2009, Chile, p.181.

Convertirse quiere decir dejarse conquistar por Jesús.
Luz para el mundo; El magisterio de Benedicto XVI, 2005-2006, Selección de textos, Editor Nicolás Massmann, Centro de estudios cultura cristiana, 2009, Chile, p.181.

Toda música de calidad remite a lo divino.
Luz para el mundo; El magisterio de Benedicto XVI, 2005-2006, Selección de textos, Editor Nicolás Massmann, Centro de estudios cultura cristiana, 2009, Chile, p.186.

La señal de Dios es la sencillez.
Luz para el mundo; El magisterio de Benedicto XVI, 2005-2006, Selección de textos, Editor Nicolás Massmann, Centro de estudios cultura cristiana, 2009, Chile, p.193.

Su modo de ser Dios pone en crisis nuestro modo de ser hombres.
Luz para el mundo; El magisterio de Benedicto XVI, 2005-2006, Selección de textos, Editor Nicolás Massmann, Centro de estudios cultura cristiana, 2009, Chile, p.221.

No debemos sospechar nunca del amor de Dios.
Luz para el mundo; El magisterio de Benedicto XVI, 2005-2006, Selección de textos, Editor Nicolás Massmann, Centro de estudios cultura cristiana, 2009, Chile, p.240.