viernes, 26 de agosto de 2011

Desear los ratos de oración como un momento de descanso.

Desear los ratos de oración como un momento de descanso. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 8.

Necesidad de vida espiritual para vivir la terrestre. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 9.

Creemos en Dios, pero nos desenvolvemos en la vida sin contar con El para la mayoría de nuestros asuntos. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 18.

La oración no se hace, se vive. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 21.

Descansemos en Dios. Eso refrescará nuestra vida. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 21.

Si hay sed de Dios, habrá sed de oración. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 22.

La oración ante el Santísimo es la mejor terapia para nuestros tiempos. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 23.

Dejemos a Dios ser Dios. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p.28.

Jesús no quiere primordialmente nuestras obras y cualidades….quiere nuestro amor y que gocemos con su compañía. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 29.

Aprendemos con los años, que el amor paciente y callado de una madre empuja más las cosas que los gritos y la violencia. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 32.

Un corazón limpio reconoce la presencia de Dios. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 42.

Detrás de todo mal o pena hay una oportunidad privilegiada para encontrarse con Cristo. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 45.

Por penosa que sea la circunstancia que atravesamos, hemos de confiar en que Dios nos está perfeccionando para retos mayores y para nuestro propio bien. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 46.

Si somos sinceros con nosotros mismos, comprobaremos que estamos representados en Adán y Eva cada vez que hemos pasado un día sin acordarnos de rezar, sin agradecer la vida y los buenos momentos, cada vez que hemos emprendido una empresa humana o iniciado un amor sin tener en cuenta a Dios. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p48.

El dolor y el sufrimiento sacan a la luz de qué pasta estamos hechos y cómo es nuestro corazón. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 50.

Por desgracia, muchos cristianos se acuerdan del cielo cuando la vida terrestre se les ha convertido en un infierno. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 52.

Pedirle constantemente a Jesús que nos libre del opacamiento. Rafael Pardo Fernández; ¿Qué Buscáis?, Cobel, Madrid, 2010, p. 77.




Publicar un comentario