jueves, 22 de diciembre de 2011

El sufrimiento nunca está totalmente ausente de nuestra vida. Así pues, no le tengamos miedo.

No olvidemos que hemos sido creados para grandes cosas, no sólo para ser un número en el mundo ni para obtener diplomas y títulos o buscar este y ese otro trabajo. Hemos sido creados para amar y ser amados. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.48.

Deliberadamente hemos de renunciar a todo deseo de ver el fruto de nuestro trabajo. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.48.

Si os sentís desanimados, eso es señal de orgullo porque demuestra que habéis puesto la confianza en vuestro poder. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.49.

El amor que se pone en el regalo es lo más importante. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.60.

Jamás sabremos cuánto bien puede hacer una simple sonrisa. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.63.

La santidad aumenta más rápido cuando hay bondad. El mundo se pierde por falta de dulzura y amabilidad. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.66.

Si aprendemos a amar aprendemos a ser santos. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.71.

No basta con conocer el espíritu de pobreza, sino que hay que conocer la propia pobreza. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.117.

Conservémosnos todo lo vacíos que podamos para qué Dios pueda llenarnos. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.117.

No una lucha de clases sino un encuentro de clases. para que los ricos salven a los pobres y los pobres salven a los ricos. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.120.

Lo que a veces consideramos un obstáculos en realidad una piedra que nos sirve de peldaño para subir. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.136.

El conocimiento propio nos ayudará a elevarnos, mientras que el pecado o la debilidad nos llevarán al abatimiento. La confianza profunda viene del propio conocimiento. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.136.

El sufrimiento nunca está totalmente ausente de nuestra vida. Así pues, no le tengamos miedo. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.162.

El sufrimiento, el dolor, la aflicción, la humillación, los sentimientos de soledad, no son otra cosa que el beso de Jesús, señal de que nos hemos acercado tanto a él que puede besarnos. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.163.

Nuestro grito de guerra debe ser “lucha, no huida”. Madre Teresa; el Amor más grande, Edición Conmemorativa, Urano, 1997, Barcelona, p.178.



Publicar un comentario