miércoles, 26 de septiembre de 2012

¡Si supiésemos lo que valemos delante de Dios!


La mayoría de las veces la cercanía y el acompañamiento es el mejor regalo.
Jesús Arregui Garbizu; Bajo el manto de la Virgen, Cobel, Madrid, 2010, p. 7.

La constancia en el amor engrandece la finitud humana.
Jesús Arregui Garbizu; Bajo el manto de la Virgen, Cobel, Madrid, 2010, p. 7.

En cualquier sitio y a cualquier hora Dios habla al hombre.
Jesús Arregui Garbizu; Bajo el manto de la Virgen, Cobel, Madrid, 2010, p. 11.

Lo importante es que te vea Dios.
Jesús Arregui Garbizu; Bajo el manto de la Virgen, Cobel, Madrid, 2010, p. 12

Sólo cuando el hombre se torna devoto, va mas alla de si mismo.
Benedicto XVI cuando era cardenal en Jesús Arregui Garbizu; Bajo el manto de la Virgen, Cobel, Madrid, 2010, p. 13.

Dios está siempre a nuestro lado, pero nosotros no estamos siempre junto a él.
Jesús Arregui Garbizu; Bajo el manto de la Virgen, Cobel, Madrid, 2010, p. 13.

Oración mental y pecado no se conciben juntos.
Jesús Arregui Garbizu; Bajo el manto de la Virgen, Cobel, Madrid, 2010, p. 14.

La meditación es el horno donde las almas se inflaman en el divino amor.
Jesús Arregui Garbizu; Bajo el manto de la Virgen, Cobel, Madrid, 2010, p. 14.

¡Si supiésemos lo que valemos delante de Dios!
Jesús Arregui Garbizu; Bajo el manto de la Virgen, Cobel, Madrid, 2010, p. 15.

Con la oración se entiende el sentido de la propia vida.
Jesús Arregui Garbizu; Bajo el manto de la Virgen, Cobel, Madrid, 2010, p. 15.

Publicar un comentario