viernes, 19 de abril de 2013

¿Qué clima de confianza difundo en torno a mí?


La desgracia parece a veces un reto que incita al hombre, obligándolo a superarse y a inventar la esperanza. 
Michel Hubaut; Las Raíces de la Esperanza, San Pablo, Madrid, 1996, p.12.

Todo hombre que se supera para darse a los otros es portador de esperanza. 
Michel Hubaut; Las Raíces de la Esperanza, San Pablo, Madrid, 1996, p.17.

Aunque la esperanza cristiana sea un don, sólo puede germinar en el mantillo de las esperanzas humanas. 
Michel Hubaut; Las Raíces de la Esperanza, San Pablo, Madrid, 1996, p.18.

Dios no nos trata como niños a los que dijera: “Ya está todo trazado de antemano. Lo único que teneís que hacer es unir los puntitos”. Dios realiza su acto creador en el tiempo con la colaboración del hombre. 
Michel Hubaut; Las Raíces de la Esperanza, San Pablo, Madrid, 1996, p.19.

Esa niña pequeña que es la esperanza es más resistente de lo que se cree. Es una energía de Dios, un poder del Espíritu en el interior de la fragilidad humana. Hay que amar mucho al hombre para seguir esperando en él a pesar de sus debilidades y, a veces, de su perversidad. 
Michel Hubaut; Las Raíces de la Esperanza, San Pablo, Madrid, 1996, p.36.

¿Qué clima de confianza difundo en torno a mí? 
Michel Hubaut; Las Raíces de la Esperanza, San Pablo, Madrid, 1996, p.110.

El fracaso es algo imprevisible, con mil caras, que nos ataca por sorpresa o nos va royendo lentamente el corazón y el espíritu. 
Michel Hubaut; Las Raíces de la Esperanza, San Pablo, Madrid, 1996, p.113.

La esperanza es una llamita vacilante en medio de la noche, que requiere mucha atención. El desánimo nos acecha al menor síntoma de debilidad, de fatiga física, o de torpeza espiritual, para destilar en nuestro corazón y en nuestros pensamientos su veneno insidioso. 
Michel Hubaut; Las Raíces de la Esperanza, San Pablo, Madrid, 1996, p.124.


Publicar un comentario