miércoles, 26 de junio de 2013

Perdona, perdónate y pide perdón


Un nuevo año es una nueva oportunidad para continuar
creciendo como personas y como cristianos; como
padres y como hijos; como esposos, como hermanos,
como amigos, como vecinos, como ciudadanos, como
profesionales.
Matilde Eugenia Pérez Tamayo; Camino de la excelencia, Renuévate.

No te quedes encerrado en ti mismo. Vive con los otros y para los otros. La vida cuando se comparte, cuando se entrelaza con la vida dequienes nos rodean, se hace más vida, se revitaliza.
Matilde Eugenia Pérez Tamayo; Camino de la excelencia, Vive.

Siéntete amado por Dios y comunica ese amor que Dios te tiene, a todas las personas que encuentres en tu camino. El amor que uno recibe, crece cuando se
comparte, cuando se hace amor generador de más amor.
Matilde Eugenia Pérez Tamayo; Camino de la excelencia, Ama

Cree en ti mismo, en tu dignidad personal y en todo lo que ella significa. Cree en tus aptitudes y en tus talentos. Cree en tu capacidad de amar y de recibir amor, el don más grande con el que los seres humanos podemos contar, después del don de la vida. Cree que tu ser y tu vida están llenos de posibilidades, que darán muchos frutos si tú sabes desarrollarlos.
Matilde Eugenia Pérez Tamayo; Camino de la excelencia, Cree.

Aunque bien distintas en su objetivo y en su modo de realizarse, las dos “fes” – la fe en Dios y la fe en nosotros mismos -, se necesitan mutuamente para desarrollarnos adecuadamente. Lo importante es no confundirlas, o darle a una el lugar de la otra. Lo primero es siempre lo primero.
Matilde Eugenia Pérez Tamayo; Camino de la excelencia, Cree.

Perdona, perdónate y pide perdón. Sin miedos ni temores. Siempre que sea necesario. Sólo quien sabe perdonar a los otros, pedir perdón con humildad cuando siente que ha fallado, y perdonarse a sí mismo por su fragilidad, puede vivir a plenitud y alcanzar la felicidad y la paz del corazón.
Matilde Eugenia Pérez Tamayo; Camino de la excelencia, Perdona.

La sonrisa derriba muros, abre espacios, lleva paz a los corazones, invita a compartir, da lugar a la amistad.

Matilde Eugenia Pérez Tamayo; Camino de la excelencia, Sonríe.

El entierro de Roger Malvin

Susceptibles de recibir la   luz de luna de lo novelesco.   La imaginación, si tiene el juicio de dejar en la sombra ciertos incidentes,   L...