sábado, 30 de julio de 2016

Quiéreme poco, pero toda la vida.

El hombre que se levanta es aún más grande que el que no caído. Concepción Arenal en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.23.

Hay seis cosas que detesta Dios y siete que su alma abomina: los ojos altaneros, la lengua mentirosa, las manos que derraman sangre inocente, el corazón que trama designios perversos, los píes que corren presurososal mal, el falso testigo que profiere calumnias, y el que siembra discordias entre hermanos. 
Proverbios 6.15  en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.25.

No te acobardes frente al poderoso, no pongas en peligro tu rectitud.
Eclesiástico 7.23 en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.27.

Descúbrete a ti mismo con amor, para que los demás comiencen a quererte. 
Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.28.

Quiéreme poco, pero toda la vida. 
Refrán judío en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.29.

La mitad de mi alegría reside en hablar de ella. 
Proverbio persa, en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.29.

Te amo no sólo por lo que eres sino por lo que soy cuando estoy contigo. 
Anónimo en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.32.

Hay algo más que tu rostro en tu rostro. 
Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.32.

La envidia va tan flaca y amarilla porque muerde y no come. Francisco de Quevedo en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.36.

La prueba de carácter más difícil no consiste tanto en la capacidad de guardar un secreto, sino en abstenernos de revelar que lo conocíamos una vez que se ha divulgado.
Sidney Harris en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.37.

Dicen que hay cuatro estaciones. Yo digo que sólo hay dos. Si no estoy contigo : frío, si estoy contigo: calor. 
Copla popular española en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.42.

Divide las dificultades que examines en tantas partes como sea posible para hallar su mejor solución. 
René Descartes en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.47.

La astucia de los que no tienen astucia es la paciencia. 
Proverbio árabe en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.50.

La mejor prueba de la calidad de una civilización es la calidad de su ocio. 
Orwin Edman en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.53.

Ese divino no hacer nada en que se hacen tantas cosas. 
Romain Rolland en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.51.

El miedo no es más que un deseo al revés. 
Amado Nervo en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.73.

Los libros tienen los mismos enemigos que el hombre. El fuego, la humedad, los animales, el tiempo y su propio contenido. 
Paul Valéry en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.74.

Consúmete viviendo, no dures. 
Enrique Agilda en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.74.

Vivimos mientras nos renovamos. 
Henri Amiel en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.75.

Nadie está obligado a más de lo que puede. 
Celso en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.87.

El poeta es un espía de Dios. 
Shakespeare en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.88.


Para Adán, el paraíso era donde estaba Eva. 
Mark Twain en Edward Ficher; Un café con Dios, Libro Latino, Buenos Aires, 1999, p.94.

domingo, 24 de julio de 2016

El Camino del Artista

El arte es una transacción espiritual.
Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.18.

La creatividad es como la maleza, renace con muy poquitos cuidados.
Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.20.

Siendo seres creativos, nuestras vidas se convierten en nuestra obra de arte.
Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.35.

La musa más potente de todas es nuestro propio niño interior.
Stephen Nachmanovitch en Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.56.

Nada tiene una influencia psicológica más poderosa sobre el entorno y especialmente sobre los hijos que la vida no vivida de los padres.
Carl Gustav Jung en Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.68.

El momento preciso en el que estaba era siempre el único lugar seguro para mí. Cada momento tomado en soledad era siempre soportable. En el aquí y ahora exactos todos estamos siempre bien. Ayer puede que el matrimonio se rompiera. Mañana puede que el gato se muera.. La llamada del amante, por mucho que la espere, puede que no llegue nunca, pero justo en este momento, justo ahora, no pasa nada. Estoy respirando, inhalando y exhalando. Cuando me di cuenta de esto empecé a entender que no hay momento que no tenga su propia belleza.
Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.104.

El azar es poderoso. Deja siempre el cebo echado: en el estanque donde menos te lo esperas habrá un pez.
Ovidio en Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.116.

Existe el riesgo que no puedes arriesgarte a correr y también existe el riesgo que no puedes arriesgarte a no correr.
Peter Drucker en Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.160.

La vida verdadera se vive cuando ocurren cambios diminutos.
León Tolstoi en Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.176.

El truco está en metabolizar el dolor en forma de energía.
Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.203.

La clave está en la acción. El dolor que no se canaliza de forma provechosa rápidamente se solidifica en forma de corazón de plomo, que vuelve difícil cualquier movimiento.
Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.206.

Si tienes que enfrentarte a una pérdida, da inmediatamente un pequeño paso para apoyar a tu artista.
Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.206.

Una vida creativa se basa en muchos y muy pequeños pasos y en muy, muy pocos saltos.
Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.212.

El artista bloqueado gasta una gan cantidad de energía, pero no de una forma visible. El artista bloqueado gasta energía en odiarse a sí mismo, en reproches, en dolor y envidia. El artista bloqueado gasta energía en dudar de sí mismo.
Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.221.

La vida se encoge o se expande en proporción al coraje que uno tenga.
Anais Nin en Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.227.

Queremos hacer algo que pensamos sea correcto, importante. Nosotros somos lo importante y el algo que hagamos puede ser festivo pero pequeño.
Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.277.

Un cuadro nunca está terminado. Sólo se detiene en lugares interesantes.
Paul Gardner en Julia Cameron; El Camino del Artista, Aguilar, 9° edición (1° edición 2011), Barcelona, 2016, p.284.